Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conferencia ONU Agua y Desarrollo

Heroínas del agua

Se acaba de celebrar en Zaragoza bajo el lema la conferencia anual de la ONU, 'De la visión a la acción'

Un caso de éxito presentado: el grupo de mujeres Tegemeo, en Tanzania, consigue acceso al agua potable y saneamiento para 10.000 personas de sus comunidades

Mujeres de Mweteni recogiendo agua. Ver fotogalería
Mujeres de Mweteni recogiendo agua.

Una década. Eso es lo que ha durado la lucha del grupo Tegemeo, siete mujeres tanzanas que un día decidieron dejar de resignarse a vivir sin agua; sin un grifo que girar, teniendo que caminar durante horas para conseguir una garrafa de ese incalculable tesoro que aún 770 millones de personas en el mundo no tienen al alcance de la mano. En África, las mujeres gastan 40 billones de horas al año en ir a recoger agua. En Mweteni (en el distrito de Same, en Tanzania) esas interminables marchas se acabaron. “Tegemeo significa independiente, autosuficiente. Eso es lo que nosotras queríamos ser, y así nos llamamos”, explica Eliza Mngale, la portavoz del grupo que, desde el 15 hasta el 17 de enero, tuvo la oportunidad de narrar su proyecto en la conferencia anual de la ONU, Agua y desarrollo sostenible. De la visión a la acción, que se celebró en Zaragoza.

En cifras

  • 770 millones de personas no tienen acceso a fuentes de agua potable.
  • 2.500 millones de personas no tienen acceso a un saneamiento adecuado.
  • 35 millones de personas mueren prematuramente cada año a causa de enfermedades relacionadas con el agua; cada 20 segundos muere un niño por esta razón.
  • Casi el 80% de las aguas residuales se vierten a la naturaleza sin depurar; y el 10% de la población ingiere alimentos producidos con riesgos insalubres y aguas residuales.

Empezaron sin recursos, conscientes de que habría obstáculos según Mngale, y que habría que superarlos: “No conseguíamos fondos, fue difícil al principio. Pero era tremendamente necesario. Cuando no hay agua, en África, son las mujeres las que tienen que ir a buscarla. Por eso es importantísimo el papel de la mujer para transformar la situación, para establecer vínculos dentro de las comunidades”. El agua lo cambia todo y su impacto es una onda expansiva brutal en todos los ámbitos, desde la salud hasta la educación, sin embargo no fue reconocido como derecho hasta 2010. “Unas 10.000 personas han podido tener una vida mejor gracias al acceso al agua potable y al saneamiento en diferentes comunidades de Mweteni”.

Todo el proceso se hizo implicando a los diferentes sectores y grupos de la zona, desde las propuestas para conseguir financiación hasta el manejo de los fondos, que finalmente rondaron los 100.000 euros. “Para evitar la corrupción”, apunta Mngale. Con eso llegaron a las casas y los colegios, se destinó una parte a formación, se hizo una cosecha de agua de lluvia en escuelas y hospitales para complementar la necesidad mayor que tienen esos edificios. “Eso sí, cuando comenzamos todo era muy abstracto: había que poner en marcha el proyecto, presentarlo, contactar con instituciones… Nos hicimos miembros de Women for Water y a partir de ahí pudimos empezar a trabajar”.

Empezaron a llegar respuestas afirmativas por parte de distintos organismos, también del sector privado, algo que las hizo dudar: “No queríamos ser utilizadas de ninguna forma, pero vimos que no iba a ser así, llegamos a un acuerdo y aprovechamos las ventajas. Desde esas organizaciones podían difundir mejor el trabajo hecho y llegar a más gente”. Women for Water Partnership, Aqua for All, Soroptimist Wassenaar, Retourschip Foundation, Replenish Africa Initiative (una iniciativa de la Fundación Coca Cola en África) y Marie-Stella-Maris Foundation son algunas de los nombres que han ayudado a que varias comunidades de Mweteni puedan levantarse y lavarse las manos o beber un vaso de agua. Un gesto tan simple pero tan arduo de conseguir.

Pasaron de ser siete a 27 mujeres en la pelea. “Nosotras sabemos hasta dónde afecta esta carencia. Para nosotros es mucho trabajo tener que ir a buscar el agua, hay mucha gente con VIH en estas comunidades, los niños no podían ir a la escuela porque tenían que ir a recoger agua, las enfermedades se propagan con más facilidad y se curan peor…”, recuerda Mngale. Ahora están teniendo diálogos con el gobierno para que, con su apoyo técnico, pueda continuar el mantenimiento y abrir nuevas vías para mejorar la estructura.

Radiografía del agua en el mundo. pulsa en la foto
Radiografía del agua en el mundo.

Ahora, Mngale sonríe porque 2005 queda muy atrás: “Estar aquí pudiendo compartir esta experiencia es un éxito. Lo hemos conseguido a nivel de distrito, pero el eco ya ha llegado a todo el mundo. Nuestro reto es ahora conseguir fondos para ampliar el impacto”. Quieren centrarse en el saneamiento en las escuelas, “que se encuentra en una terrible situación”, y servir de apoyo e inspiración a otras mujeres para que se pueda replicar la experiencia. Para que no haya nadie que, al levantarse, deba caminar kilómetros y kilómetros para poder tener agua.

Las claves de la conferencia

El 28 de julio de 2010 el acceso al agua potable y al saneamiento fue, por fin, reconocido como un derecho humano a través de la Resolución 64/292 en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esa decisión intentaba impulsar a gobiernos y organizaciones para que dedicaran parte de su financiación a proveer de los recursos y la tecnología necesaria para que, lospaíses que lo necesitaran, tuvieran suministro de agua potable y un saneamiento accesible, saludable y asequible.

Reducir a la mitad para este año la proporción de personas sin acceso al agua potable y a servicios básicos de saneamiento era la meta 7 C de los Objetivos del Milenio. Pero la realidad es otra: 770 millones de personas siguen sin acceso a fuentes de agua potable. La conferencia de Naciones Unidas: Agua y desarrollo sostenible. De la visión a la acción, ha servido como previa al Día Mundial del Agua (22 de marzo), más de 300 participantes entre expertos, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales y empresas debatieron sobre las herramientas que harán falta para el futuro del agua después de 2015.

El siguiente paso sigue siendo el mismo, conseguir un acceso al agua y al saneamiento universal para 2030, para ello, se han especificado siete claves: 

  1. El acceso al agua es una condición previa para conseguir otros objetivos, por eso, el agua debe estar presente en la nueva agenda internacional.
  2. El 77% de los países no dedican financiación suficiente, según el informa GLASS de la ONU. Según el programa de Desarrollo de esta organización, haría falta dedicar un 1% del PIB en acceso al agua.
  3. Los criterios de sostenibilidad deben ser incorporados como nueva meta.
  4. El objetivo es llegar a los más desfavorecidos primero y reducir las desigualdades, según las estimaciones del último informe del Joint Monitoring Programme de la OMS y Unicef, en diciembre de 2015 aún habrá 547 millones de personas sin acceso a agua potable y 2.400 millones sin una instalación de saneamiento mejorada.
  5. Todavía casi el 80% de las aguas residuales se vierten sin tratar.
  6. Desde la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992, los desastres relacionados con el agua han afectado a 4.200 millones de personas y causado 1,1 billones de euros en daños. El agua debe estar muy presente en la lucha contra el cambio climático.
  7. La cooperación y acción no debe venir solo por parte de los gobiernos, es necesario la participación de todos los actores: gubernamentales, del sector privado, organizaciones no gubernamentales y la población civil.

Más información