Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Armani regala a Milán un museo

El diseñador invertirá 50 millones en un centro artístico para dar las gracias a la ciudad italiana, que considera la cuna de su éxito

Giorgio Armani en la tienda de Valencia de su firma.
Giorgio Armani en la tienda de Valencia de su firma.

Giorgio Armani quiere dejar patente su devoción hacia Milán, una de las capitales de la moda global, una ciudad que considera fundamental en el éxito que su firma ha alcanzado a lo largo de las últimas décadas. Así que para celebrar el 40º aniversario de su empresa, Re Giorgio ha decidido ampliar su reino. Invertirá 50 millones de euros en una nueva sede central y construirá un museo en la que fuera una fábrica del gigante alimentario suizo Nestlé.

“Siempre he tenido una deuda con Milán, que me ha acogido y comprendido, y que con sus contrastes y sus discretos silencios me ha inspirado durante mucho tiempo”, ha declarado al rotativo italiano Corriere della Sera el diseñador. “Las celebración del 40º aniversario de la casa de moda, que coincide también con la Expo de Milán, me parecieron la ocasión adecuada para poner en marcha un proyecto de cierta envergadura, y dejar a la ciudad algo que no solo se contemple sino que estimule la creación de nuevas ideas”.

Armani ampliará así la antigua fábrica, que se ubica en la calle Bergognone, justo al lado del teatro que lleva el nombre del diseñador, diseñado por el arquitecto japonés Tadao Ando. El plan prevé además la reforma de las dos sedes que la casa de moda tiene en el número 11 y el número 18 de la calle Borgonuovo, en el corazón de la ciudad italiana. Albergarán la sede de la marca Giorgio Armani, su sastrería, Armani privé y las oficinas de comunicación. Todas las demás oficinas se mudarán junto al museo en la nueva sede del grupo, un gigante que cuenta con 11.500 trabajadores.

“Queremos que el lujo luzca aún más y que siga definiendo las artes y los menesteres que tienen que ver con él en Armani”, ha explicado el director general y consejero delegado de la casa de moda, Livio Proli. “El lujo tiene que contaminar todas las demás áreas de producción de la empresa. Cuando llevemos a cabo la recalificación de la marca Armani Exchange (Ax), contribuirá a definir también lo que hoy se define erróneamente como fast fashion”. Sus líneas de moda y sus productos de lujo representan más del 68% de la cifra de negocio de la firma.

Ax representa la apuesta en la que se basa la nueva estrategia de Armani. Hasta el pasado mes de mayo, la mitad del grupo pertenecía al magnate de Singapur Ong Beng Seng. Gracias a una inversión de 180 millones de euros, Armani se hizo en mayo con el 100% de la marca. Con la excepción de Reino Unido, Ax no se distribuye en Europa: sus 277 establecimientos se encuentran en Sudamérica, Oriente Medio, Japón y China.

Más información