Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mito de que las ayudas a familias pobres alientan la natalidad

La mayoría de los países latinoamericanos ha creado en los últimos años subsidios para los hijos, pero la tasa de natalidad ha bajado en casi todos y se ha mantenido en algunos

Una madre haitiana, junto a su hijo.
Una madre haitiana, junto a su hijo. UN Photo

El ministro de la provincia argentina de Neuquén, Alfredo Rodríguez, encendió en septiembre una polémica en su país con unas declaraciones sobre las ayudas a familias pobres con hijos. "Se perdió eso que se llevaba en los genes de que el trabajo dignifica. Acá han pasado generaciones que han vivido del subsidio. Incluso hay subsidios que alientan la paternidad irresponsable. En eso hay una expresión dolorosa: antes se hacían planes para tener hijos, hoy se tienen hijos para conseguir planes”, declaró al periódico La Mañana de Neuquén. Sin embargo, los datos de natalidad se han mantenido o han caído en los países latinoamericanos a partir de la implementación de las transferencias de dinero para los padres con hijos menores de 18 años, que en general imponen la condición de que los envíen a la escuela y a los controles sanitarios.

En la campaña electoral de Brasil también se ha discutido sobre otra crítica usual a los planes sociales que han contribuido en parte a la reducción de la pobreza, y sobre todo del hambre en toda la región. Este año, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó un informe que cita 18 investigaciones que contradicen la creencia de algunos políticos y ciudadanos de que los subsidios a los pobres desalientan la búsqueda de trabajo. La tasa de natalidad también contradice a quienes piensan que los beneficiarios de estas subvenciones se dedican a procrear para conseguir más ayudas.

  • En Argentina, la asignación universal por hijo fue creada en 2009 por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Desde entonces, la tasa de natalidad en este país se mantuvo en 17 nacidos vivos por cada mil habitantes, según datos oficiales reunidos por el Banco Mundial. La asignación cuenta con un consenso político importante en Argentina. Tanto es así que dos de los principales candidatos presidenciales de la oposición para las elecciones de 2015, el peronista opositor Sergio Massa y el conservador Mauricio Macri, han prometido que la mantendrían en caso de arribar a la Casa Rosada (sede del jefe del Estado argentino).
  • En Brasil, la Bolsa Familia fue instaurada en 2003 por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La tasa de natalidad era de 19. En 2012, último año con datos disponibles, había bajado a 15.
  • En 2002 el Gobierno del socialista Ricardo Lagos creó el programa Chile Solidario, que fue reformado y ampliado por el del conservador Sebastián Piñera diez años después con el nombre de Ingreso Ético Familiar. Hace 12 años, la tasa de natalidad chilena era 16. En 2012, 14.
  • En Colombia, el Gobierno del conservador Andrés Pastrana creó en 2001 el plan Familias en Acción y diez años más tarde el del centroderechista Juan Manuel Santos fundó el Ingreso para la Prosperidad Social. En 2001, la tasa de natalidad era 23. En 2011 y 2012, 19.
  • En Ecuador, el Gobierno del exmilitar Lucio Gutiérrez estableció en 2003 el Bono de Desarrollo Humano. La tasa de natalidad ahora es de 21. Hace 11 años ascendía a 24.
  • El Salvador creó en 2005 el plan de Comunidades Solidarias Urbanas y Rurales. Gobernaba entonces el derechista Antonio Saca. La tasa de natalidad era de 21. En 2012 había bajado a 20.
  • En México, el plan Oportunidades fue idea del Gobierno de Ernesto Zedillo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en 1997. Nacían entonces 26 niños vivos por cada mil habitantes. Ahora suman 19.
  • En 2006, el Gobierno de Martín Torrijos, socialdemócrata, fundó en Panamá la Red de Oportunidades. La tasa de natalidad era de 22. Ha bajado a 20.
  • En Paraguay, en 2005, el entonces presidente Nicanor Duarte, del conservador Partido Colorado, instauró el plan Abrazo cuando la tasa de natalidad era de 26. Ahora es de 24.
  • También en 2005 Perú creó el programa Juntos. Gobernaba el centrista Alejandro Toledo y nacían en aquel tiempo 22 niños por cada mil habitantes. La cifra ha descendido a 20.
  • En Bolivia, el presidente Evo Morales concibió en 2006 el Bono Juancito Pinto, en honor al niño de 12 años que participó como tamborilero en el Ejército de este país en la Guerra del Pacífico (1879-1883) contra Chile. Desde entonces la tasa de natalidad se ha reducido de 28 a 26.
  • En Honduras, el Programa de Asignación Familiar se había inventado en 1990, cuando gobernaba el nacionalista Rafael Callejas. Entre aquel año y 2012, la natalidad ha bajado de 38 a 26.
  • En 2005, el entonces Gobierno del socialista Tabaré Vázquez, que ahora busca volver a la presidencia, estableció la Tarjeta Uruguay Social. Los nacimientos por cada mil habitantes se han mantenido desde entonces en 15.

Está claro que los programas de transferencias condicionadas a familias pobres no han sido propiedad de gobiernos de derecha, centro o izquierda, aunque el éxito del Bolsa Familia de Brasil ha servido como modelo para muchos de ellos y en general lo han expandido más los presidentes de tintes progresistas. También queda a la vista que en ningún país han aumentado los nacimientos sino que se han reducido en casi todos, seguramente por factores que tienen que ver más con el mayor acceso de la población a los anticonceptivos y con los cambios culturales de la sociedad latinoamericana.