Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración de Diego García-Sayán

La nota titulada “Diego García-Sayán renuncia a la candidatura a la OEA”, publicada en este diario, está cargada de insidia desde el inicio, pues habla de un “sueño” de García-Sayán de dirigir la OEA, cuando mi candidatura fue iniciativa del Gobierno de Perú y no hay tal “sueño” ni gestión de tipo personal. No discuto el derecho de nadie a opinar de la manera que le parezca, pero sí critico la falta de rigor y lo terriblemente tendencioso de la nota. Lo primero que hace un periodista serio es contrastar opiniones y aquí eso falta clamorosamente. Estoy en Lima, perfectamente ubicable, y no se ha tomado la molestia de levantar el teléfono y preguntarme sobre el tema, como sí lo han hecho muchos periodistas aquí. En mi presentación en la noche del 1 de octubre en la TV limeña y el 2 en la radio he explicado las razones de la renuncia. Se resumen arbitrariamente sin haberme preguntado nada ni recoger las explicaciones que allí di. De todos los periodistas que han participado en ellos a ninguno se le ocurrió sacar de la manga, por cierto, versiones como las que pone la nota acerca de esos supuestos “cuestionamientos” a mi persona, pues los habría aclarado. Refiere supuestas “duras críticas” de unas innominadas “organizaciones civiles” cuando no hay tal cosa. Es la molestia de un señor y su círculo, con su propia agenda política porque algunos casos en la Corte no les salieron conforme querían. Así de simple. Y también el maltrato a la Corte Interamericana, como tal, poniendo como decisiones de Diego García-Sayán las que han sido decisiones de la Corte. Hace referencia, también, a una supuesta “crítica” de “varios de sus colegas del tribunal interamericano” a DGS por aceptar ser candidato. No son “varios”, sino dos jueces, minoría recalcitrante en éstas y otras decisiones. La licencia fue válidamente concedida y concluyó el jueves.— Diego García-Sayán.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.