Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Bachaco

Rafael Ramírez, ministro de energía venezolano, afirma que estas bandas sustraen diariamente al fisco el equivalente de 100.000 barriles de crudo

El bachaco es una hormiga cortadora de gran tamaño que igual se halla a gusto en la aridez del llano venezolano como en la selva húmeda paraguaya y puede dejar mondo un maizal en el curso de una sola noche.

Los gregarios bachacos porteadores que, marchando en fila india, pueden cada uno echarse a cuestas cincuenta veces su peso y tamaño, prestan nombre a las partidas de contrabandistas que mueven comestibles, medicamentos y gasolina entre Venezuela y Colombia.

Rafael Ramírez, ministro de Energía venezolano, afirma que estas bandas sustraen diariamente al fisco el equivalente de 100.000 barriles de crudo. “Bachaquear” bidones de gasolina, siguiendo las incontables trochas que cruzan una frontera, viva y fragosa, de más de 2.200 kilómetros, es actividad infinitamente más rentable que, digamos, cultivar coca.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

¿Habrá incentivo mayor que el diferencial de precios de la gasolina a uno y otro lado de la frontera? Seis centavos de dólar pagan en Venezuela el litro de gasolina subsidiada que en Colombia vale un dólar con cuarenta.

El trasiego se hace en trenes fluviales de barcazas repletas de bidones de nafta, y en convoyes de camiones cisternas que pagan todos puntual diezmo a la Guardia Nacional, protervo organismo represivo, epítome de corrupción. Nicolás Maduro ha ordenado desplegar, desde el ocaso hasta el alba, 17.000 efectivos de tropa, entre Ejército y Guardia Nacional, para combatir el contrabando extractor.

Bogotá juzga la medida “unilateral” e inconducente. Los lugareños denuncian la llegada a la frontera de 17.000 nuevos bachacos en uniforme verde oliva que, armados con fusiles AK-47, extorsionan derechos de tráfico a los bachacos “históricos”.

¡Ah, los socialismos!

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS