EL PULSO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Caníbales ilustres

Diego Rivera, marido, entre otras, de Frida Kahlo era un gurmé confeso de la carne humana

La droga caníbal es la estrella del verano. La BBC nos ha informado de lo que pasa con los jóvenes, casi todos ingleses, que la consumen en Mallorca. Se vuelven súbitamente locos, gritan y patalean con tal violencia que hacen falta ocho o diez policías para regresarlos al orden y, en la cúspide festiva y sensorial que produce esta droga, la emprenden a mordidas contra las personas que están alrededor. Se sabe del caso de un consumidor en Miami que, hasta las cejas de droga caníbal, mordió la cara a un pobre mendigo. Es probable que con la droga caníbal estemos, como especie, tocando fondo. Porque el viaje cuyo punto culminante es morder al otro debe ser siniestro, oscuro, muy alejado de la colorida vitalidad de las drogas psicotrópicas. Pero sobre todo, el canibalismo de los consumidores es culturalmente paupérrimo, lo induce la química y no interviene la voluntad del caníbal.

Escribo esto pensando en dos caníbales ilustres, dos gurmés de la carne humana. Uno es el Doctor Hannibal Lecter, un personaje de ficción que ofrece mollejas e hígado humano encebollado a sus distinguidos huéspedes: eleva el acto salvaje de comerse a un semejante a la más alta sofisticación culinaria, o mejor, culturiza su animalidad. El otro caníbal ilustre no es un personaje de ficción, fue el pintor mexicano Diego Rivera, marido, entre otras, de Frida Kahlo. Diego era un gurmé confeso de la carne humana, y cuenta en sus memorias de unos amigos médicos que tenían acceso al depósito de cadáveres y que compartían con él las piezas que cocinaban. “Lo que más me gustaba era los sesos de mujer a la vinagreta”, confesó una vez el pintor, recordando aquellas felices jornadas gastronómicas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS