Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Universidad y religión

Tiemblo con solo ver u oír cualquier noticia sobre la Universidad Complutense de Madrid. En los dos años que llevo estudiando allí, pocas han sido las veces en las que he podido sentir cierta satisfacción por pertenecer a ella. Y ya estoy algo cansado.

Con el prestigio que aún posee en el extranjero, no entiendo cómo es posible que siempre se vea envuelta en polémicas. Y la última roza lo absurdo. El culto religioso, sea cual sea, es algo muy personal y no debe estar presente en la educación pública. Y menos en las universidades, donde las capillas deberían haber desaparecido hace tiempo. Ni siquiera su presencia se justifica como fuente de ingresos.

Ahora bien, parece que el señor Carrillo vuelve a usar este tema para desviar la atención de problemas mucho más graves que asolan a la Complutense y que deberían ser solucionados de una vez para siempre. Puede que estemos faltos de espacio (aunque existen facultades prácticamente vacías) pero creo que es primordial arreglar los problemas económicos y de calidad que hay en la universidad.

La UCM ya no es lo que era, de eso no cabe duda. Habrá que tener la esperanza de que algún día vuelva a serlo, pero no mientras los responsables de la misma se distraigan con asuntos de fácil solución y hagan de ellos verdaderos conflictos.— Jorge Borona Cadenas. 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.