Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey del videoblog mexicano lucha por su existencia

Werevertumorro, la celebridad de YouTube más popular en México, denuncia una estafa por parte de su representante

Gabriel Montiel, creador de Werevertumorro.
Gabriel Montiel, creador de Werevertumorro.

El rey del videoblog en México se llama Werevertumorro. Se trata de Gabriel Montiel (Distrito Federal, 1989), un joven de 24 años que, tras siete años de un impresionante éxito en la red como videobloguero de YouTube, se enfrenta a la supervivencia de sus contenidos en internet una vez que su representante ha intentado robarle la propiedad de su nombre. Montiel ha denunciado públicamente este jueves en su canal de YouTube la estafa de la que fue víctima y ha llevado la atención hacia el debate de la propiedad de los contenidos en internet.

Este estudiante de Comunicación comenzó a grabar vídeos en un despacho de su casa en 2008, y pronto se convirtió en un fenómeno visto por al menos mil millones de personas en todo el mundo, con su principal público en México, Perú, Argentina y Colombia. El usuario número uno para el sitio de vídeos en México y el 20 a nivel mundial. Su base de seguidores es de cinco millones de suscriptores en su canal en YouTube, casi 4 millones de seguidores en Twitter (@werevertumorro) –el doble que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto—y 9 millones de ‘likes’ en Facebook. Su público es principalmente adolescente y altamente conectado a internet. Una mina de oro en redes sociales.

El formato de Werevertumorro es simple, frente a una cámara fija Montiel cuenta con un particular sentido del humor situaciones de su cotidianidad con ayuda de algunos colaboradores, entre ellos su hermano Carlos y sus amigos. Entre sus éxitos en la red están sus recuentos sobre los libros para tontos, las horribles modas, los tipos de novios y hasta un videoblog para padres. Siempre alternando con bromas, algunos personajes y parodias sobre lugares comunes.

El éxito de Montiel y el número de vistas a cada uno de los vídeos de Werevertumorro llamaron la atención de las llamadas networks, empresas externas a YouTube que gestionan los contenidos y su publicidad para aumentar las visitas y ofrecer cuantiosas ganancias a los videobloggers. El torbellino de éxito alrededor de este joven encontró un gestor en Javier Talán, representante de celebridades de YouTube (conocidas como youtubers), encargado de administrar las ganancias que estas networks entregaban por las vistas del videoblog de Werevertumorro. Pero el rey del videoblog en México no recibió en los últimos dos años un centavo de su éxito. Ahora Montiel acusa a Talán de intentar robar la propiedad de su nombre y de estafarlo con la publicidad de su espacio en internet.

A la acusación le han seguido las acciones. Montiel comenzó el registro del nombre Werevertumorro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y dejó de publicar desde hace más de un mes en su canal de YouTube. El joven eliminó el contenido de siete años y publicó este viernes un vídeo explicando su situación. “Me comprometí con un contrato que leí en cinco minutos y firmé en dos segundos, contrato que firmé sin saber de qué se trataba condicionándome a cosas que yo en ese momento, ni ahora ni nunca, estaba dispuesto a hacer”, comentó Montiel en su mensaje –esperado con gran expectación entre sus seguidores-- en el que anunció que emprenderá acciones legales contra quienes lo estafaron. En el camino, Montiel se ha encontrado con otros jóvenes videoblogueros que también han padecido el robo de sus ganancias en publicidad y ha dejado sentir su influencia en la red al hacer pública su denuncia. “A las autoridades les pido que investiguen a esta empresa y a mí”, ha dicho el popular videobloguero.

El caso de Werevertumorro abre el debate sobre la protección de los contenidos en internet y plantea la posibilidad de generar otros canales distintos a YouTube –propiedad de Google—para publicar y gestionar los videoblogs. “No estaré ni con mi manager [representante] y posiblemente tampoco en YouTube. Buscaré alguna otra plataforma para subir mis contenidos. Esa es una gran posibilidad mientras siguen las imparcialidades”, ha comentado Montiel, quien a pesar de recibir ofertas para llevar sus programas a la televisión comercial se ha negado en todo momento a hacerlo. “Estoy chido [bien] en donde estoy”, dijo en marzo a Televisa, la cadena de televisión más influyente de América Latina. Por su parte YouTube ha rechazado, a través de un portavoz, hacer comentarios sobre el caso argumentando que la situación de Werevertumorro es un conflicto entre terceros. En sus políticas de uso, la web de vídeos ofrece ayuda para el robo de identidad o abuso en los contenidos.

El hecho de que hasta ahora Montiel conserve el control de su canal en YouTube y haya tenido la oportunidad de explicar a sus seguidores la interrupción en la publicación de contenidos habla de compañías de contenido web que respetan al usuario, asegura Leonardo de la O (@leodelao), representante de celebridades de YouTube. “Las estafas de algunos representes no es una cosa nueva y ha pasado durante años. La ventaja es que por primera vez los que son dueños de su plataforma son el talento y no quienes manejan el negocio y que tal vez los pueden censurar”, explica en entrevista con EL PAÍS.

En el mundo subterráneo de los youtubers, lejos de los medios de comunicación pero con jugosos ingresos, la modesta apariencia y poca ostentación de Gabriel Montiel frente a otras celebridades de internet con menos ingresos llamó la atención de De la O: “Yo creía que cuidaba su imagen en ese aspecto, no que estuviera en un problema como este”. Apenas el 26 de marzo, Montiel accedió a una entrevista en televisión en la que reafirmó su desinterés por incursionar en los medios de comunicación tradicionales y se reconoció exitoso en un terreno apenas explorado. “No hacer televisión te da más poder”, le compartió el presentador René Franco, al joven videobloguero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >