Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Premio a la educación individualizada en India

La ONG Prathan, con un modelo de enseñanza con técnicas innovadoras para lograr una mayor calidad, da un paso más allá de la simple escolarización de niños desfavorecidos

Una de las profesoras de Pratham impartiendo clase.
Una de las profesoras de Pratham impartiendo clase.

El 37% de los adultos analfabetos del mundo viven en India, según el Informe Educación Para Todos 2013 de la Unesco. Son 287 millones de personas que no saben leer ni escribir. Una realidad que la ONG Pratham lleva 20 años intentado cambiar con un modelo de enseñanza innovador para llevar educación de calidad a los más desfavorecidos en aquel país. Su trabajo ha sido premiado en la sexta edición de los Premios Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cooperación al Desarrollo de la Fundación BBVA.

Madhav Chavan, director de Pratham, agradece el premio y explica las claves de su método educativo en India (inglés).

“Un país sin educación no tendrá las herramientas para su desarrollo”, ha asegurado lapidario Madhav Chavan, director de la organización a través de una conferencia telefónica en el acto en el que se ha anunciado el premio este martes. “El 10% de la población india está recibiendo buena educación, y como es el segundo país más poblado del mundo, tiene, en términos absolutos, mucha gente formada. Pero sin un sistema de enseñanza primario sólido y que llegue a todas partes, la India no podré disponer de los recursos humanos necesarios para impulsar su economía. En India hay una economía emergente de la que participa entre el 30 y 40% de la población, y otra, subdesarrollada que toca a entre el 50 y 60%. Esta es una gran brecha que puede causar problemas”, alerta.

Pero Pratham no solo trata de escolarizar a niños sin recursos en línea con el Objetivo del Milenio 2 –lograr la enseñanza primaria universal–, sino que ha dado un paso más allá y además de dar acceso a la educación a quienes por su situación de pobreza difícilmente lo habrían tenido, la ONG ha desarrollado un método adaptado a las necesidades de los alumnos de cada uno de los 20.000 municipios en los que trabaja actualmente en India. Agrupan a los estudiantes por niveles en vez de por edades, se centra en la formación en lectura y matemáticas básicas, y en busca de una formación de calidad ha introducido la evaluación continua de los resultados y el rendimiento académico.

Esta educación a medida en un país con un elevado índice de pobreza, desigualdad y analfabetismo, es la que ha llevado al jurado del premio a galardonar a la ONG. Así lo especifican los miembros en el acta: “Pratham ha ampliado el alcance de la educación en zonas desfavorecidas, pasando de la simple escolarización al aprendizaje efectivo. Y lo ha hecho mediante dos innovaciones significativas: la creación de herramientas sencillas, precisas y fiables para evaluar el aprendizaje, y el recurso a la evidencia científica para desarrollar programas coste-efectivos para mejorar sustancialmente el nivel de conocimientos”.

Un grupo de alumnos de la ONGPratham.
Un grupo de alumnos de la ONGPratham.

“La evaluación es fundamental –ha subrayado Chavan desde Bombay–; destaca donde hay grandes lagunas. Por ejemplo, el 50% de los niños en India no puede leer correctamente; hay que lograr que el 100% tenga compresión lectora. Además, evaluar es necesario porque una gran cantidad de fondos van a la educación y hay que ver si el trabajo de las organizaciones como Pratham dan resultados”, ha detallado.

Los datos que maneja Chavan sobre compresión lectora son los obtenidos en el Annual Status of Education Report (ASER, término que significa impacto en hindi), que realiza anualmente la ONG para conocer el nivel educativo de los alumnos en el país desde 2004. Para ello, 30.000 voluntarios evalúan a 700.000 niños en 16.000 localidades. Las carencias que año a año revelaba el informe les permitió focalizar su labor en la lectura y la aritmética básica. Así, en 2007 Pratham lanzó su programa Read India para que todos los niños de 6 a 14 años aprendan a leer, escribir y hacer operaciones de matemáticas sencillas. Más aun, el estudio les permite conocer cómo influyen las infraestructuras en las escuelas (como tener acceso al agua o aseos para los alumnos) en el rendimiento académico, ha recordado Chavam.