Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Construyendo la región más competitiva

La América del Norte del siglo XXI será la zona más dinámica del mundo

El 19 de febrero el presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibirá en Toluca, Estado de México, al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper. La Cumbre de Líderes de América del Norte permite a nuestra región identificar prioridades comunes, acordar objetivos y definir líneas de acción específicas. Este encuentro periódico da dirección y estructura a la cooperación que tiene lugar entre los tres países de manera cotidiana.

En esta ocasión, los tres mandatarios reafirmarán su compromiso de construir y mantener a América del Norte como la región más competitiva y dinámica del mundo. Con un enfoque estratégico, impulsarán el bienestar y la prosperidad de nuestras sociedades. Las relaciones bilaterales entre los tres países son de enorme importancia. También lo es actuar de manera trilateral en aquellos ámbitos en que la suma de esfuerzos potencia nuestra competitividad y desarrollo.

A 20 años de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, nuestra región genera cerca del 30% del producto interno bruto mundial. Somos un mercado de más de 450 millones de personas. Tenemos un capital humano eficiente y cada vez más preparado. Nuestras ventajas logísticas y de comunicaciones generan economías de escala. Operamos bajo un nuevo paradigma en materia energética que hace pocos años resultaba inimaginable.

Compartimos una visión de futuro. Para cada país es prioritario generar más y mejores empleos, promover su presencia en el mercado global, y asegurar el bienestar de la sociedad. Compartimos además principios. Somos naciones democráticas que respetan y promueven los derechos humanos y el estado de derecho.

Somos naciones democráticas que promueven los derechos humanos y el estado de derecho

La coyuntura actual es favorable y la debemos capitalizar. Trabajamos para ello. Los ministros del exterior analizamos una agenda muy amplia en nuestro encuentro hace pocas semanas. El diálogo permanente también abarca ámbitos como medio ambiente, trabajo, seguridad ciudadana, y flujos de personas.

En Cumbres pasadas se definieron esquemas de cooperación regulatoria y fronteriza, y se impulsaron las cadenas de producción regional. Se abordaron temas de seguridad ciudadana y asuntos hemisféricos y globales. En esta edición, los tres países coincidimos en la necesidad de ampliar y profundizar la agenda.

Las acciones que pongamos en marcha hoy en nueva áreas de colaboración, como educación, ciencia, tecnología, innovación e integración económica, redundarán en una mayor prosperidad compartida e incluyente. Una mayor participación del sector privado, la sociedad civil y la academia de los tres países nos permitirá identificar y alcanzar nuevas metas. Juntos construimos un mejor futuro compartido, desde nuestras complementariedades.

En los preparativos rumbo a esta cumbre se ha acordado impulsar la movilidad educativa y los intercambios académicos dentro de la región, por ejemplo. Ello fortalece nuestro capital humano y contribuye al entendimiento mutuo. Esta prioridad regional está plenamente en sintonía con las iniciativas Proyecta 100,000 de México y La fuerza de 100,000 en las Américas de Estados Unidos, así como con la Estrategia Internacional de Educación de Canadá.

Nuestros tres países tienen fuertes lazos políticos, económicos, sociales y culturales. Compartimos una visión de largo plazo que se proyecta al exterior. Participamos en la Asociación Transpacífica y tenemos un intenso diálogo técnico sobre comercio. Sabemos que nuestros esfuerzos con socios de Centroamérica y el Caribe fortalecen la asociación estratégica.

Los objetivos de América del Norte son ambiciosos. Corresponden a nuestro potencial regional. La Cumbre de Líderes de América del Norte 2014 es una ocasión para celebrar nuestras coincidencias y fortalezas. Más importante aún, es momento de ver hacia adelante con gran optimismo y seguir construyendo la región más competitiva y dinámica.

José Antonio Meade Kuribreña es secretario de Relaciones Exteriores de México.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.