Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Independentistas

Es dramático que personas con trasplante de riñón o corazón tengan muchas dificultades para conseguir en las farmacias los tratamientos inmunodepresores que son vitales para su salud; no estoy hablando del Tercer Mundo, pues esto sucede en Barcelona, y así lo expresaban el pasado día 3 de enero en EL PAÍS varias personas afectadas.

La Generalitat parece que solo piensa en la independencia y en abrir embajadas. En estos momentos tiene 23 y solo el alquiler en el edificio Rockefeller Center en Nueva York asciende a 473.000 euros al año o la delegación de París, que llega a 416.000 euros. A esto hay que añadir los sueldos y dietas de los empleados, además de las otras 21 embajadas: Todos estos gastos suponen al año varios millones de euros.

A finales de octubre de 2012, la deuda de la Generalitat con las farmacias ascendía a 309 millones de euros.

Señores independentistas, para que sus ciudadanos no tengan esos problemas, paguen lo que deben a las farmacias y cierren las embajadas, pues no tiene sentido ese derroche, cuando podrían tener una delegación a través de la Embajada de España y ahorrarían muchísimo dinero.— Andrés Sanjurjo Martínez. 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.