Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre historiadores nacionalistas

Guillermo Pérez Sarrión, en su artículo Cataluña y la pasión por la causa (14 de noviembre de 2013), sostiene que los historiadores catalanes elaboramos una historia nacionalista y sesgada. Faltaría ver qué entiende él por “historiografía nacionalista” y si, dado que hace extensiva esa calificación al colectivo, eso permite, recíprocamente, hablar de la historiografía nacionalista española en la que podría incluirse él mismo. La canción es vieja y cargada de tópicos: solo suena a modernidad lo que tiene que ver con el Estado-nación español. En consecuencia, las Constituciones catalanas (no “fueros”, como dice Pérez Sarrión) solo podían ser privilegios estamentales, sin apreciar que si ponían límites al poder del rey, a la fiscalidad y a la movilización para la guerra, no hay duda que también beneficiaban a amplios segmentos de la población. Claro que para poder asumir este punto de vista no coincidente con la versión oficial es preciso conocer realmente la historia de Cataluña e interpretarla sin prejuicios. Lo mismo podemos decir sobre el crecimiento económico catalán del XVIII que, a su juicio, fue posible gracias al nuevo régimen borbónico.

Hay que explicar las cosas claramente: en 1700 ya estaban sentadas las bases del futuro crecimiento gracias a una economía orientada a la especialización y al intercambio. El catastro borbónico acabó sumándose a las contribuciones existentes, sin sustituirlas, y reportó grandes ingresos a la corona, además de alimentar la corrupción facilitada por la venta de cargos municipales. Por otra parte, la afirmación de que “los catalanes resultaron privilegiados por la nueva monarquía” suena a boutade, si no fuera una visión histórica sesgada, atendiendo a la represión brutal que Felipe V ejerció contra ellos y sus instituciones. Nos recuerda aquella tesis de la “beneficiosa” modernización del franquismo, en la que los enormes costes políticos, sociales y culturales no eran contemplados. Claro que es preciso el diálogo entre historiadores: pero antes hay que estar dispuesto a no hacer generalizaciones gratuitas, atender al punto de vista del otro y, tal vez, matizar la versión oficial aceptando que hubo vías distintas de desarrollo político y económico en los territorios de la monarquía hispánica que configuraron mentalidades y proyectos diferentes de los hegemónicos. Pero esta, a la par que el reconocimiento de la realidad plurinacional, es la gran asignatura pendiente en España. Y así nos va.

Por cierto: ninguno de los dos participamos en el congreso España contra Cataluña. Esperamos que Pérez Sarrión nos perdone tamaña incongruencia.— Joaquim Albareda y Borja de Riquer.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.