Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Jane Austen o una muñeca?

La imagen de la escritora que aparecerá en los nuevos billetes de 10 libras enfrenta a los expertos británicos

A la izquierda, Jane Austen dibujada por su hermana Cassandra. A la derecha, en el billete de 10 libras. Ampliar foto
A la izquierda, Jane Austen dibujada por su hermana Cassandra. A la derecha, en el billete de 10 libras.

Buenas y malas noticias para quienes luchan por la igualdad de la mujer. El pasado verano se celebró como un gran triunfo la decisión del gobierno británico de imprimir el rostro de la escritora Jane Austen en los billetes de 10 libras, que se pondrán en circulación en 2017. Sin duda era motivo de celebración: hasta ahora la única mujer que había superado la barrera de ilustrar la moneda británica era la todopoderosa reina Isabel II. Pero recientemente se anunció qué retrato de Jane Austen se imprimiría y ahí estalló la polémica. Según Paula Byrne, autora de una biografía sobre la escritora victoriana, la imagen que se ha creado para que ilustre el billete ha convertido el rostro de Austen en el de una muñeca. “Es una imagen con unos retoques muy sentimentales. Parece una muñeca. Sus ojos son demasiado grandes. Sinceramente, me parece un cambio de imagen a lo Katie Price de la escritora más divertida que ha pisado el planeta y a la que ahora han hecho que parezca una retrasada mental”.

Así lo explicó en la BBC, donde también dijo que “perpetúa la imagen de Jane Austen como una escritora amable e inofensiva, cuando ella no es así. Es subversiva, feminista, escribe sobre las clases sociales. Hacerla parecer una muñeca es imperdonable”, zanja Byrne, una escritora bastante respetada en el Reino Unido.

La imagen que se ha escogido para imprimir sobre los billetes de diez libras ha sido extraída de un grabado de 1869 firmado por William Home Lizards que a su vez se inspiró en un dibujo hecho por Cassandra Austen, hermana de Jane, en 1810. Curiosamente, en la obra de Cassandra la escritora aparece bastante menos agraciada que en el grabado. La presidenta de la Jane Austen Society, Elisabeth Proudman, defiende con uñas y dientes la imagen que el Banco de Inglaterra planea imprimir: “No parece una muñeca. Aunque sus sobrinos opinan que los ojos son demasiado grandes, a mí me da la sensación de que está mirando con ojos que lo analizan todo, con una mirada muy fuerte”, ha declarado a The Daily Telegraph. “Creo que era una mujer mucho más crítica que las mujeres de su época, pero no diría que era una feminista. Aceptaba la vida tal y como era”. Fue ella quien le envió esa imagen a los responsables del Banco Central cuando supo que planeaban quitar el rostro de Darwin de los billetes para sustituirlo por el de Jane Austen.

Lo sorprendente es que ya en el siglo pasado se practicara lo que hoy todo el mundo conoce como Photoshop. La imagen que dibujó Casandra es la única imagen que existe de Jane Austen y, sin embargo, lo que hizo Lizards 60 años mas tarde es retocarla y embellecerla para que la escritora pareciera mucho más guapa de lo que había sugerido su hermana. El cuello es más largo, los labios más rollizos y los ojos mas grandes, nada que no se haga todos los días en las portadas de las revistas del siglo XXI.