Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Inmersión unilateral en Catalunya

Los que aborrecemos poner puertas al campo, nos sorprendemos más cada vez al ver que la inmersión que defiende el Departament d’Ensenyament es claramente exclusivista: inmersión sí, pero en catalán —dicen los de la vía oficial—. No se dan cuenta de que un adolescente llegado de China, de Pakistán o de Sevilla puede verse, obligado por los avatares de la vida y la precariedad, a tener que ir a vivir a Zaragoza, Zamora o León... Como no sea que con ello crezca el número de profesores de catalán en las “aulas de acollida”, no se entiende bien esa praxis de preeminencia de profesores de catalán frente a profesores de castellano.

Otro aspecto, importante y evidente: ¿por qué los trabajos de investigación que han de realizar todos los alumnos de Bachillerato y este mismo curso —a nivel iniciático— los de 4º de la ESO han de realizarse en catalán? ¿No sería mejor que los alumnos pudiesen aplicar en sus trabajos la lengua que mejor dominan?

Esta mañana asistí a un bochornoso espectáculo: un colega de catalán me dice, tras la exposición de un trabajo de investigación de alumnos de 4º de la ESO (y ante los propios alumnos) que la exposición y redacción del trabajo ha de hacerse en catalán (ellos habían expuesto en castellano). Lo interpreté como una aventura de una mente cerril empeñada en no querer reconocer la realidad circundante y en no buscar los mejores instrumentos y materiales para nuestros alumnos.

Defendamos las lenguas, pero no la exclusividad.— José A. Pérez Bouza.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.