Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre el cierre de líneas ferroviarias

En el año 1965 en Gran Bretaña se presentó el plan Beeching, que pretendía reducir el déficit de los ferrocarriles por medio del cierre de muchas líneas y la supresión de servicios. Algunos años más tarde la lección que se pudo sacar de este plan fue un aumento del déficit de operación, ya que la pérdida de ingreso fue mayor que el recorte.

Hoy en día sabemos que el déficit de los ferrocarriles se solventa mejor fomentando su uso y estimulando la demanda, y no suprimiendo servicios que, aunque parezcan deficitarios y lleven a poca gente, son importantes ramificaciones de la red ferroviaria y nutren las líneas más importantes. Una vez suprimidas estas líneas, muchas otras también perderán pasajeros, y el déficit de operación será mayor, o se recortará más todavía el servicio.

Fomento está cometiendo un gravísimo error, y la política ferroviaria en este país es un desmadre, donde aparte de la Alta Velocidad no se ha hecho nada para promover el mayor uso del tren.

Se está perdiendo la red ferroviaria como tal en favor de unas pocas grandes líneas, porque en lugar de crear mejores enlaces y comunicar mejor los pueblos no se hace más que recortar el servicio por ser “deficitario”. Es una política muy lamentable y acabará por hacer muchísimo daño a la ya maltrecha movilidad en España.— Alessandro Malfatti.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.