Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La Bardemcilla’ llega a un acuerdo con sus trabajadores

Los 11 empleados del restaurante de la familia Bardem recibirán finalmente una indemnización mayor a la marcada por la ley

Los actores Javier Bardem y Carlos Bardem, en el estreno de la película "Alacrán enamorado", de la que son protagonistas.
Los actores Javier Bardem y Carlos Bardem, en el estreno de la película "Alacrán enamorado", de la que son protagonistas. EFE

Los trabajadores del restaurante 'La Bardemcilla' han llegado a un acuerdo con la familia Bardem, propietaria del negocio. Finalmente los 11 empleados de uno de los bares más famosos de Madrid recibirán una indemnización por despido superior a la marcada por ley, lo que permite poner fin al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se había iniciado. "El acuerdo consiste en una indemnización por despido de 35 días de salario por año de servicio, más el abono del salario del mes de marzo", según ha precisado un comunicado del abogado Julio San Román González, en representación de Pilar Bardem y de los hermanos Bardem.

El acuerdo, que se ha alcanzado esta mañana, "se ha instrumentado mediante un ERE porque la Ley actual no permite otra forma de terminar los contratos de trabajo cuando el número de trabajadores sea igual o superior a 10, como es el caso", precisa la nota. Con este acuerdo, aún pendiente de la convalidación del órgano judicial, quedan "zanjados todos los asuntos y reclamaciones pendientes y ambas partes dan por satisfechas sus pretensiones de forma definitiva", agrega el abogado.

'La Bardemcilla' cerró sus puertas en el madrileño barrio de Chueca por las "pérdidas prolongadas" de los últimos dos años y a "los nulos recursos económicos propios para asumir la estructura de gastos". Según señaló la familia Bardem, el mantenimiento de la actividad se había vuelto "insostenible" pese a las sucesivas aportaciones económicas de los socios para mantener el restaurante abierto "y todos los puestos de trabajo".

El local, propiedad de la familia Bardem, estaba gestionado por Mónica. Su clausura supuso el despido de 11 trabajadores. Para negociar las condiciones del ERE, el día 8 de marzo mantuvieron una reunión en la que, según la versión de los empleados, Mónica aseguró que no les podía pagar, puesto que la empresa que regenta el restaurante –Mi Buenos Aires querido S.A.– era insolvente.

Los pasos dados por la familia Bardem levantaron polémica en algunos sectores que les han acusado de aplicar la reforma laboral que tanto han criticado. Ante las numerosas críticas, los Bardem emitieron un comunicado para explicar las razones por las que se vieron obligados a cerrar el restaurante. En él, explicaron que no estaban "dispuestos bajo ningún concepto" a someter a sus trabajadores a un procedimiento de estas características a pesar de que estaban amparados en una reforma laboral contra la que se habían manifestado públicamente.