Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ACENTO

Perseguir al mensajero

La policía griega detiene a un periodista por publicar una lista de presuntos evasores fiscales

Mientras la economía griega se desangraba en un círculo vicioso de recortes y caída de ingresos fiscales, en algún cajón del poder dormía una lista en la que figuraban 2.059 ciudadanos griegos con una cuenta bancaria en Suiza por cuyos depósitos no han pagado impuestos. El periodista Kostas Vaxevanis, conocido por sus trabajos de investigación, ha sido detenido ahora por divulgar los nombres de esa lista en Hot Doc,la revista quincenal que dirige.

La lista fue entregada en 2010 al Gobierno de Grecia por la entonces ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde, ahora directora del Fondo Monterio Internacional. Con esta lista, la troika que había intervenido en el rescate de la economía griega —Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional— trataba de presionar a Grecia para que combatiera con mayor firmeza el fraude fiscal. No podía ser que los socios europeos y el FMI prestaran a Grecia las ingentes sumas de dinero que esta precisaba para pagar su deuda, y algunos de sus más prominentes ciudadanos evadieran alegremente sus capitales para eludir sus obligaciones fiscales.

Desde entonces, Grecia ha vivido un nuevo rescate con condiciones aún más draconianas que el primero, pero de la lista Lagarde nunca más se había sabido. Hace unas semanas, el ministro de Economía que la recibió y su sucesor en el cargo fueron interrogados al respecto por una comisión parlamentaria, pero ambos recurrieron a diferentes excusas para no revelar ni su contenido ni su paradero.

Una fuente anónima entregó la lista a Vaxevanis, que decidió publicarla. “La obligación de cualquier periodista es revelar aquello que se trata de ocultar”, dijo. En la lista aparecen importantes cargos públicos y empresarios. La información se publicó el sábado y el domingo la policía detuvo al periodista por revelar datos confidenciales.

Ahora Grecia observa perpleja cómo la justicia muestra una sorprendente diligencia en perseguir al mensajero, mientras los evasores siguen teniendo su dinero a buen recaudo sin que nadie les persiga y los responsables políticos tratan de escabullirse de cualquier responsabilidad por su inoperancia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.