Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Recortes sociales y culturales

Los actuales recortes llevados a cabo en la sanidad pública de nuestro país han supuesto un aumento en la precariedad laboral de los profesionales sanitarios. La contratación temporal ha pasado de ser algo excepcional a convertirse en la norma y pocos son los médicos que tras largos años de formación y rodaje profesional consiguen un contrato de larga duración y una estabilidad laboral digna y acorde a la labor que desempeñan.

Desgraciadamente, esto se ha convertido ya en una labor imposible. Tengo 36 años, soy médico especialista en Medicina Interna y desde que acabé mi formación vía MIR hace seis años, solo he podido ejercer a través de contratación de duración limitada. Como yo, cientos de compañeros y compañeras se encuentran en la misma situación, e incluso alguno de ellos ha abandonado la profesión después de largos años de precariedad laboral intolerable.

La medicina es una profesión vocacional, de alivio y curación de aquel que ha perdido la salud, el bien más preciado que tenemos. Si un país no es capaz de cuidar y tratar dignamente a aquellos que cuidan y tratan dignamente de la salud de los otros, ¿qué futuro le espera?— Alejandro Salinas. Médico. Madrid


Con tanto recorte en Cultura, en Educación, en I+D+i; con la subida del IVA a todos los artículos y actos que transmiten Cultura, me temo que muchos que viven de todos estos campos, tendrán que hacer las maletas y marcharse allí donde se valore su saber.

Eso ya está claro, pero lo peor está por venir. Una o unas generaciones cuyos potenciales quedarán sin desarrollar, cerebros que no explotarán todo de lo que serán capaces; inventos, descubrimientos, libros, arte, películas, y un sin fin de cosas que enriquecen al ser humano no nacerán; ¡en fin!, generaciones perdidas.

Todo ello gracias a la absoluta ceguera de unos gobernantes que por salvar a un sistema bancario que ha cometido mil errores, por tapar el absoluto derroche que se ha producido en este país, sacrifican uno de los mayores valores de una nación.

El resultado de esa ceguera no será otro que condenar a esas generaciones a ser un poco más pobres en todos los sentidos. La Cultura hace más libre a las personas y, por lo tanto, seremos menos libres.— Antonio Maria de Régil. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.