Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¡Hay que moverse!

Salvo el agua, todos los alimentos tienen calorías y lo que influye en nuestra alimentación diaria es todo lo que ingerimos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, incluido el picoteo.

Para “quemar” un kilo de peso, es decir, para adelgazar un kilo necesitamos eliminar 7.200 calorías. Si quitáramos 500 calorías diarias de nuestra alimentación, necesitaríamos 14 días, ¡una eternidad! Por eso la pérdida de peso tiene que ir siempre acompañada de ejercicio que no solo aumenta nuestra masa muscular sino que también “quema” calorias. Si con el ejercicio quemamos cada día otras 500 calorías, por ejemplo andando muy ligerito durante una hora larga, ya solo tardaríamos la mitad de tiempo en perder ese kilo, siete días. Si se empieza una dieta con menos calorías pero sin ejercicio, al principio se perderá algún kilo, fundamentalmente de agua y luego el peso se estabilizará y bajará muy poquito y muy despacio.

Perder peso con una vida totalmente sedentaria es imposible, por poco que se coma. ¡Hay que moverse!— Cristina Galiano Ramos. Licenciada en Farmacia y especialista en Nutrición.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.