Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Jackson se tiran de los pelos

La madre de Michael Jackson regresa con los hijos del cantante a Los Ángeles tras aparecer en televisión negando haber estado recluida contra su voluntad pero pierde su tutela

Captura de la intervención de Katherine Jackson en la cadena ABC.

“Estoy aquí para decir a todo el mundo que me encuentro bien y que estoy con mis hijos, quienes nunca me recluirían contra mi voluntad”. Con estas palabras rompía su silencio Katherine Jackson, la madre de Michael Jackson, tras 10 días de especulaciones sobre su paradero y su estado de salud. La matriarca del clan Jackson ya está de vuestra en su casa de Los Ángeles con los hijos del cantante, de cuya tutela fue desposeída este miércoles por un juez. El regreso de la anciana de 82 años, sin embrago, no parece suficiente para atemperar las desavenencias en el seno de su familia, que su prolongada y controvertida ausencia no ha hecho sino recrudecer.

La señora Jackson apareció la noche del miércoles en la cadena de televisión ABC para aclarar la polémica que ha rodeado su desaparición. Desde el hotel de Arizona en el que, aseguró, ha estado descansando todo este tiempo y rodeada de Jermaine, Janet y Rebbie, además de una de sus nietas y de una encargada del establecimeinto, la anciana leyó un comunicado -con la asistencia de sus hijos, que le iban señalando los párrafos- en el que explicó que si no había contestado a las llamadas de sus nietos, fue porque decidió prescindir del teléfono. “Mi asistente ha estado en contacto con ellos para comprobar cómo estaban”, indicó. La matriarca dijo sentirse “desolada” por haber perdido la custodia de Prince Michael, de 15 años, Paris, de 14, y Blanket, de 10, que ostentaba desde el fallecimiento del cantante en 2009. “Lo que ha pasado en la vista sobre la tutela está basado en un puñado de mentiras, pero tengo una idea bastante precisa de quién puede estar detrás”, puntualizó.

“Lo que ha pasado en la vista sobre la tutela está basado en un puñado de mentiras, pero tengo una idea bastante precisa de quién puede estar detrás”

Katherine Jackson

Los acontecimientos que se han sucedido desde que el sábado pasado Trent Jackson, sobrino y confidente de Katherine Jackson, denunciara a las autoridades su desaparición han puesto de manifiesto la pugna que existe entre los hermanos del artista y sus albaceas en torno al testamento de su hermano Michael, que dejó toda su herencia a sus hijos, a su madre, a los hijos de su hermano Tito -TJ, de 34 años, es el nuevo tutor temporal de aquéllos- y a obras de caridad. El pasado miércoles, varios hermanos del Rey del Pop hicieron pública la carta que enviaron a los albaceas de éste en la que cuestionaban la veracidad de su última voluntad y los acusaban de haber manipulado a su madre.

"Todo esto tiene que ver con el dinero. Michael no previó esta situación”, indicó en un comunicado una de las abogadas de la señora Jackson, Sandra Ribera, el pasado martes. La letrada insinuó que los hermanos del cantante estarían reteniendo a su cliente, alegando que estaba en Arizona descansando por motivos de salud, para poder controlar mejor la situación. Un extremo que Paris ha corroborado en los múltiples tuits con los que, a lo largo de estos días, ha mantenido al tanto a sus seguidores del nuevo drama de la familia. “El mismo médico que testificó a favor del doctor Murray asegurando que mi padre era un drogadicto (una mentira) es el que está cuidando de mi abuela… que quede claro”, escribió el domingo pasado, el mismo día que tuiteó pidiendo ayuda para encontrar a su abuela, pese a que, dos días antes, su tío Jermaine asegurara que se encontraba bien en Arizona.

Los acontecimientos han puesto de manifiesto la pugna que existe entre los hermanos del artista y sus albaceas en torno al testamento de su hermano Michael

Las desavenencias entre tíos y sobrinos se hicieron patentes este lunes, cuando las cámaras de seguridad de la casa de la señora Jackson captaron cómo Janet discutía con su sobrina mientras trataba de arrebatarle el móvil para que dejará de airear en Twitter los trapos sucios de la familia y Randy, mientras tanto, grababa la escena con el suyo. Éste explicó dos días después en un programa de televisión que su hermana y él se trasladaron a Los Ángeles para convencer a Paris y Prince de que se unieran al resto de la familia en Arizona. La versión que ofreció Ribera en el comunicado era bastante distinta. Según la abogada, los hermanos de Jackson destrozaron las vallas de seguridad de la casa y trataron de llevarse a la fuerza a los niños.

“La abuela ya está en casa. Gracias dios mío”. Este es el tuit que a las seis de la mañana del jueves escribió Paris en la red social. El último, hasta el momento, con los que ha ido glosado el culebrón familiar, del que la cuestionada ausencia de la anciana no es el argumento principal.

Más información