Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¡Un ladrón!

Amo al tipo que le birló el "peluco" a Rafa Nadal. Eso es un tío, y no la banda de sacamantecas financieros que siguen con la juerga a nuestra costa

Quiero decir: un ladrón como Dios manda, un ladrón de los de antes, vintage, que roba al rico y famoso. ¡Un experto que trepa por los tejados, que se introduce en dormitorios de hoteles de lujo! Un Cary Grant a quien, quizá, por la noche, le esté esperando una rutilante Grace Kelly para premiarle con fuegos artificiales y un “todo incluido”.

Harta de Bankias, ahíta de banqueros y cajistas que primero despluman y luego se embolsan y que, no contentos con ello, piden ser salvados para seguir forrándose, y todo ello impunemente, descaradamente. Cansada de que me estafen también con las palabras, y al rescate lo llamen crédito blando, o bien “un préstamo finalista para recapitalizar entidades bancarias” (Abc dixit). Hasta las narices también de que incluso el Rey mixtifique el asunto y le dé la enhorabuena al Gobierno por haber doblegado a Europa, en lugar de dársela al señor Barroso por haber doblegado al presidente Mariano. Es más, ciertamente cabreada porque Su Majestad no hizo lo más adecuado: darnos el pésame a los españoles, por tener encima lo que tenemos, y estar en las manos que estamos...

En fin, hasta los topes de todo ello, de cínicos saltimbanquis financieros, y también muerta a sofocones de tanto pagarles cenas opíparas en horteras paraísos de ensueño a las parejas judiciales clandestinas de mediana edad... Pues les comunico que amo a un ladrón verdadero. Concretamente, al tipo que le birló a Rafa Nadal -de la mesilla de noche de su hotel parisino: To Catch a Thief total- su peluco de lujo marca Richard Mille -presumiblemente, el segundo que le roba-, fabricado, para mayor inri, con una aleación que también se utiliza para construir cohetes.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Eso es un tío, y no la banda de sacamantecas financieros que siguen con la juerga a nuestra costa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS