Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal rebaja la petición de pena al agresor del tiroteo de Sol pero mantiene la del agente

Pide tres años y medio para el hombre y dos años para el policía municipal y eleva a 260.000 euros la indemnización para el viandante que perdió el ojo

La fiscal ha rebajado hoy en nueve meses de cárcel su petición de pena para el hombre que sacó un cuchillo en plena Puerta del Sol de Madrid el 6 de mayo de 2010, con el que intentó agredir a unos agentes de la Policía Municipal. El incidente provocó que uno de los agentes le disparara y le hiriese y, de rebote, también a un hombre que pasaba por allí. Sin embargo, ha mantenido la solicitud de dos años de prisión para el agente, cuya actuación ve desproporcionada.

En el último día del juicio celebrado en la Audiencia Provincial, que ha quedado visto para sentencia, la fiscal ha establecido que Santiago Manjón Bermúdez, para el que antes solicitaba cuatro años y tres meses y ahora tres años y medio, cometió un delito de atentado contra un agente de la autoridad, pero ha incluido un atenuante por trastorno mental.

Ha mantenido que el policía Israel Sánchez Vieco es el autor de dos delitos de lesiones, ya que llevó a cabo una "imprudencia grave", pues, en su opinión, no tenía por qué haber disparado tres veces a Santiago para detenerle. Según la Fiscalía, el agente podría haber intentado reducir al hombre que le amenazaba hablándole, usando la porra o, incluso, con la ayuda de los otros policías que iban con él. Además, ha incrementado la indemnización que debe pagar Israel al viandante, Antonio Castro Pimentel, que perdió el ojo izquierdo por el disparo, de 115.000 a 260.000 euros.

"Tengo muchos dolores de cabeza y no soy el mismo. No puedo conducir ni estar delante del ordenador", dijo Castro, de 52 años, en el juicio. Es empresario de aluminio y PVC y contó que, tras el balazo, ha perdido muchos clientes. También ha sufrido cuatro operaciones y lleva una prótesis que tiene que limpiar todas las semanas y cambiar cada tres años.

En su turno de última palabra, Israel ha dicho que lamenta lo que ocurrió, que disparó para defenderse, que no eligió estar allí ese día y que le podía haber pasado a cualquier otro agente. Por ello, su abogado ha pedido su absolución ya que actuó en "legítima defensa", pues no quería matar a Santiago, sino pararle. El letrado de Santiago ha solicitado que éste, que está en prisión preventiva desde el día de los hechos, el 6 de mayo de 2010, sea puesto en libertad, pues su intención no era la de matar a nadie y no tenía ningún tipo de dominio sobre sí.

Manjón Bermúdez, de 34 años, reconoció en el juicio que atacó al policía municipal con la intención de que este acabara con su vida. "Estaba desesperado y lo que quería es que me matara. Yo no tenía valor para hacerlo", admitió a preguntas de la fiscal. Manjón reconoció que había intentado suicidarse hasta en cinco ocasiones porque sufre trastornos psicológicos. En una de ellas se lanzó de un quinto piso, lo que le ocasionó una fractura en un pie y una visible cojera.

Por su parte, la acusación que representa al peatón ha pedido prisión para el agente, ya que, al igual que la fiscal, considera que actuó de una forma "desproporcionada y prematura" y sin tener en cuenta la cantidad de gente que había en ese momento en la zona de la calle Arenal y de la Puerta del Sol.