Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'Caso Marta del Castillo'

Benítez declara que no estaba presente durante la muerte de Marta

El amigo del principal acusado asegura que no sabe dónde está el cuerpo de la menor.- Se retracta de todas sus declaraciones anteriores y afirma que las hizo bajo coacciones.

El acusado Samuel Benítez protagoniza hoy la tercera sesión del juicio por la desaparición de la menor Marta del Castillo. Tras la declaración de ayer de Miguel Carcaño en la que repitió su última versión de que mató a Marta con un cenicero, hoy Benítez tendrá que corrobar o descartar esta tesis.

Samuel Benítez ha relatado su amistad con Carcaño y El Cuco -el menor absuelto ya del crimen-, y negado que estuviera en la casa de Carcaño la noche del crimen. "Nunca", ha contestado Samuel al fiscal. Este aprecia contradicción con la declaración de Benítez en sede policial. También niega que sepa dónde está el cuerpo de la menor.

El amigo de Carcaño fue detenido el 14 de marzo de 2009 por la policía, tres semanas después del crimen. Declaró de madrugada y niega que fuera informado de sus derechos constitucionales en la comisaría. El fiscal reclama que le muestren su firma en la declaración. En esta, Benítez explicó cómo vio el cuerpo de Marta en casa de Carcaño tendido en el salón y ensangrentado. "No fue verdad pero lo declaré", ha dicho ahora Benítez.

"Me dijeron que si no me inculpaba irían a por mis padres y mi novia. Pensé que podría retractarme"

"Nunca estuve en casa de Carcaño la noche de la muerte de Marta del Castillo"

Benítez había confesado en sede policial que colaboró a hacer desaparecer el cuerpo de la joven. Pero esa fue su única declaración en la que se autoinculpó. Desde entonces, se negó a corroborar su participación en los hechos y, en sede judicial siempre, ha mantenido que la noche del crimen estuvo en el barrio de Montequinto con sus amigos y fue ajeno a todo lo sucedido en la casa de Carcaño. Benítez realizó una segunda declaración policial donde corroboró de nuevo que acudió a casa de Carcaño y vio el cuerpo de Marta ensangrentado en el salón. Había recibido dos llamadas de Carcaño, quien ha llegado a dar hasta cuatro versiones de lo sucedido,y El Cuco. En aquella ocasión dijo que un coche blanco trasladó el cuerpo de Marta hasta el río.

Benítez ha alegado ante el tribunal que realizó sus dos declaraciones bajo coacciones y golpes por parte de los policías que le interrogaban. "Me dijeron que si no me inculpaba irían a por mis padres y mi novia", dice. "Pensé que podría retractarme", añade. Ahora dice que todo es falso.

El joven ha declarado que el día del crimen estuvo en un parque hasta las 21.30 y luego fue con su novia a una hamburguesería hasta las 23.00, cuando se dirigió con sus amigos a un pub. "Allí recibo varias llamadas y Alejandra me comunica que estaban buscando a Marta", ha añadido.

La noche del crimen

Ha asegurado que la noche del crimen abandonó el pub a la 1.30 de la madrugada con su novia Estefanía y cogió un autobús a las 2.30 hasta el Prado de San Sebastián, en el centro de la ciudad y junto a los juzgados donde ahora declara. "Caminé hasta mi casa, me quité una chaqueta y me uní a la búsqueda sobre las cuatro de la madrugada", ha dicho Benítez. Se encontró en Triana con varios amigos y no apagó el móvil. También ha afirmado ante el tribunal que no conocía lo suficiente al hermano de Carcaño, Javier Delgado, para preguntarle detalles sobre lo sucedido.

El tribunal ha escuchado dos conversaciones de Samuel en los días posteriores al crimen y este se niega a aclarar a qué se refiere en una conversación en la que dice: "cuando a Miguel le descubrieron". Ha insistido en que desconoce el paradero del cadáver -"Ni sé dónde está el cadáver ni le he preguntado a nadie dónde está", ha afirmado- y que tiene coartada para todas las horas de la noche del crimen: "Ni cinco minutos estuve solo".

El fiscal pide cinco años de prisión para Benítez como autor de un delito de encubrimiento y otro contra la integridad moral. El ministerio público considera probados los "perjuicios psicológicos" que sufrieron los padres, después de que dos médicos forenses reconocieran sus lesiones psicológicas y psíquicas que el crimen les había producido.

La fiscalía reclama asimismo a Benítez que contribuya a pagar los gastos que ocasionó la búsqueda del cuerpo de Marta en el río Guadalquivir, un vertedero de basura y una zanja del municipio de Camas, un total de 616.319 euros que sufragó el Estado. La fiscalía exige que los cuatro acusados adultos, juzgados en esta vista oral, paguen solidariamente (entre los cuatro) al Ministerio del Interior esta cantidad.

El fiscal pide también una indemnización en favor de la familia de Marta: 160.000 euros para los padres y 30.000 para cada una de las dos hermanas por el daño moral derivado de la muerte de la joven, así como "por el incremento del dolor y el ultraje a sus más íntimos sentimientos derivados de la imposibilidad de haber dado sepultura al cuerpo de Marta". Además, el ministerio público pide para Samuel seis años de alejamiento e incomunicación con la familia.