Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Embarazada de su primer hijo

Rocío Piñeiro, natural de Pontevedra, era empleada de banca y se trasladó a Madrid por trabajo

Rocío Piñeiro Oitavén tenía 36 años y estaba a punto de dar a luz a su primer hijo. Iba a someterse a una cesárea, programada para el sábado. Ha muerto dos días antes, asesinada mientras escuchaba misa junto a su madre en una iglesia del distrito madrileño de Ciudad Lineal. Los médicos lograron reanimar al niño y no se teme por su vida.

La mujer nació en el municipio pontevedrés de Fornelos de Montes, en concreto, de la parroquia de Ventín, donde reside su familia. Por motivos de trabajo, se trasladó a Pontevedra luego a Madrid, donde trabajaba en una sucursal de Novacaixagalicia. Vivía desde hace tres años a unas calles de la iglesia donde fue asesinada ayer. Junto a ella estaba su madre, que no ha resultado herida. La mujer se había trasladado a la capital hace unos días para estar con su hija en el parto.

En el bloque donde vivía, hay una gran consternación, informa F. Javier Barroso. Los vecinos se han enterado esta mañana,al revelarse su identidad, que la embarazada muerta ayer era precisamente su vecina. Se habían enterado del tiroteo, pero no sospechaban que se trataba de Rocío. El alcalde de Fornelos , Emiliano Lage, ha contado a Europa Press que se ha puesto en contacto con el cuñado de la fallecida y que "están todos destrozados". Esta mañana, su marido, la madre y otros familiares han salido del Anatómico Forense sin hacer declaraciones.

El alcalde ha explicado que la familia de la chica "es muy conocida" en el pueblo, ya que su padre es también empleado de la caja y trabaja en Fornelos. "Es una familia normal, que nunca tuvo problemas con nadie", ha apuntado Lage, quien ha manifestado la "repulsa" de todo el pueblo por este "terrible" suceso, y ha subrayado que "todavía es más horrible por haber sucedido todo en una iglesia". El regidor ha añadido que el asesino no tenía vinculación con la mujer, sino que se trata de "un loco". Lage ha decretado un día de luto. Además, unas 50 personas, entre empleados del Ayuntamiento, vecinos y agentes de la Guardia Civil, se han concentrado frente al Consistorio, donde han guardado un minuto de silencio.

Los hechos ocurrieron a última hora de la tarde de ayer jueves en la parroquia de Santa María del Pinar, en Ciudad Lineal. Un hombre de 34 años, indigente, perturbado y con antecedentes, entró en la iglesia con un arma de fuego y disparó contra esta mujer embarazada y contra otra mujer de 52 años, que resultó herida grave por un disparo en el tórax. A continuación, el hombre se suicidó con la misma arma Testigos del tiroteo han confirmado que el hombre disparó sin tener un objetivo concreto y algunos vecinos y feligreses han explicado que había estado "merodeando" por la zona durante esa tarde.