Desarticulada una red de narcos vinculada al cartel de Cali

Detenidos 22 presuntos miembros de la banda e intervenidos 150 kilos de droga

Un total de 22 personas detenidas y 150 kilos de cocaína de gran pureza recuperada es el balance de la operación realizada por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid. La novedad es que los detenidos eran hijos o familiares directos de los jefes de grandes cárteles colombianos, ha explicado esta mañana el comisario jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Madrid, José Luis Conde. El estupefaciente habría alcanzado en el mercado un valor de unos ocho millones de euros tras ser adulterada.

Las investigaciones comenzaron a principio de año cuando quedó en libertad en Estados Unidos Víctor Patiño Fumeque, alias El Químico, vinculado al cartel de Cali. Los policías españoles recibieron información de que tenía intención de meter en España una cantidad importante de droga. Aquí en España contaban con dos contactos, dos hijas del narcotraficante llamado Martín el bala. Una se llama Ingrid y se dedicaba, según el comisario, al tráfico de droga, mientras que la otra, Maribel, blanqueaba el dinero. Tenía su base de operaciones en Valdemoro.

Más información
Decomisados en Madrid 42 kilos de cocaína a un grupo del cartel de Cali
La policía detiene en Madrid a 13 'narcos' relacionados con el 'cartel de Cali'
La policía vincula el tiroteo mortal entre "narcos" al "cartel de Cali"

La droga, y eso resulta una novedad en este tipo de operaciones, entraba por otros puertos distintos de España, lo que según Conde supone que el envío de la cocaína a través de puertos españoles resulta peligroso para los narcotraficantes. En los últimos años han decidido utilizar áreas menos vigiladas. Después la introducían en España por carretera, en coches particulares.

Otra novedad de esta operación, según el comisario de la UDYCO, es que estas detenciones han permitido desarticular un llamado cartelito, un cártel de pequeña dimensiones que mueve menos cantidad de droga y que controla de forma mucho más férrea todos los procedimientos de la venta ilícita del estupefaciente. "Son menos violentos pero profundizan más en el poder de dinero para la corrupción", ha destacado Conde. "Es un modelo de banda criminal dentro del crimen organizado en el que se han emparentado los Baron y los Cadena", ha añadido.

La detención de parte del grupo se produjo a mediados de septiembre mientras estaban haciendo un pase de droga en un supermercado en Parla. Los investigadores de la UDYCO decomisaron 65 kilos de cocaína en el maletero de un vehículo y detuvieron a los implicados en esta operación. El resto del estupefaciente fue hallado en el registro de tres viviendas en Valdemoro: 85 kilos de estupefaciente, 32 teléfonos móviles, cuatro ordenadores y diversos útiles para adulterar y manipular la droga, además de siete vehículos.

La red contaba con un grupo especializado en el blanqueo de capitales. Para ello utilizaban diversos locutorios de la región madrileña y el llamado pitufeo: personas que con identidad falsa cobraban una pequeña comisión (50 euros) por enviar el dinero procedente del narcotráfico a Colombia. Cada vez eran enviados 3.000 euros. Siempre daban como explicación que el capital que remitían era fruto de su trabajo en España.

Una de las dificultades de la operación es que los detenidos empleaban con exclusividad la mensajería encriptada de telefonía móvil, cambiaban constantemente de número de teléfono o utilizaban simultáneamente dos o más terminales con el fin de fraccionar la información que transmitían.

Los arrestados han ingresado en prisión preventiva y sin fianza. "Llevaban una vida absolutamente normal, casi austera, que contrasta con la vida de otros narcos. El disfrute suelen hacerlo fuera de España. Ni llevaban armas ni se mostraron violentos en la detención", ha destacado el comisario.

Droga, teléfonos móviles, cámaras y otros de la banda de narcotraficantes.
Droga, teléfonos móviles, cámaras y otros de la banda de narcotraficantes.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS