Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granados pide la cabeza de Berzosa por el incidente de la capilla de Somosaguas

"Es evidente que se le ha ido la universidad de las manos, no ahora, sino hace mucho tiempo", opina el consejero de Presidencia

El consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, cree que el rector de la Universidad Compluense de Madrid (UCM), Carlos Berzosa, debe dimitir, "especialmente" tras los hechos de la pasada semana en la capilla del Campus de Somosaguas. El Rectorado de la UCM ha abierto

Para Granados, que esta mañana ha inaugurado en Valdemorillo las obras de remodelación del centro urbano- "es evidente que al rector se le ha ido la universidad de las manos, no ahora, sino hace mucho tiempo". A su juicio, Berzosa ha hecho dejación de funciones y, bajo su dirección, la Complutense se ha convertido "en lo contrario de lo que debe ser una universidad: un sitio de reflexión, de sosiego, un ámbito de libertad y de tolerancia". Según el consejero, es "incomprensible" y "sorprendente" que el rector abra expedientes cuando se le insulta a él y, por contra, "se niega a abrir expedientes -aunque lo abrió el sábado, tras conocer el viernes lo sucedido- cuando se comete un delito, porque lo que se ha cometido ahí es un delito contra la libertad religiosa". A su entender, Berzosa "está inhabilitado para seguir en este cargo".

Denuncia y misa de desagravio

Para el consejero es "evidente" que al rector "se le ha ido la universidad de las manos" y se ha mostrado convencido que no hay ningún padre que esté contento con que sus hijos "tengan que estudiar y prepararse para el futuro en un ambiente como el que el señor rector ha permitido que se cree en la Complutense". "Demasiada política, demasiada ideología, muy poca educación y muy poca preparación, es lo que el señor rector ha llevado a la Universidad Complutense", algo a su parecer, "inaceptable".

Además del expediente abierto por la Complutense, el pseudosindicato Manos Limpias ha presentado una denuncia por la "profanación" del templo, informa Pilar álvarez. La actuación de los jóvenes puede constituir un delito contra los sentimientos religiosos recogido en los artículos 524 y 525 del Código Penal. La pena máxima es de seis años de cárcel, que "difícilmente" se aplicarán en este caso, según Juan Ferreiro, catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado.

El "acto reivindicativo" partió de un grupo de asistentes a unas jornadas feministas que organizaron dos asociaciones de la Facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Son RQTR (representante de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de la Complutense) y Contrapoder, autoproclamada "de acción política revolucionaria". Ambos colectivos, que reivindicaron la intervención el pasado viernes, se han desmarcado ahora de unos hechos cuyo eco ha llegado incluso a las altas esferas del PP. Ayer la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, pidió al Ministerio del Interior que "haga todo lo que esté en su mano para detener a los responsables", informa Efe. Mientras tanto, la pastoral universitaria ha convocado oficialmente una "misa de desagravio" el próximo viernes 18, a las 13.30.