Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad los cuatro detenidos por el incidente en la capilla de Somosaguas

La Jefatura Superior de Policía aclara que no ha recibido denuncia del capellán.- Están acusados de un delito contra los sentimientos religiosos, penado con hasta seis años de cárcel.- Varios centenares de personas acuden a la "misa de desagravio"

Cuatro de los entre 20 y 50 jóvenes que presuntamente participaron en la performance de protesta en el campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid, considerado por la Iglesia como una profanación del templo, han sido detenidos esta mañana por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos, han informado a este periódico fuentes de su entorno y confirmado la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Tras tomarles declaración en la comisaría de Moratalaz y en vista de lo que han contado, la policía ha optado por dejarles en libertad a primera hora de la tarde, explican fuentes del Ministerio del Interior.

La Jefatura asegura que son dos chicos y dos chicas, cuyos nombres no han facilitado ninguna de las fuentes. La operación, que lleva a cabo la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional, "ya está cerrada" y, salvo que el juez encargado de las diligencias ordene lo contrario, "no se esperan más detenciones", ha precisado una portavoz. Según su entorno, los detenidos son tres chicos y una chica que han sido arrestados "por policías de uniforme y de paisano" cuando salían esta mañana de sus casas. Todos han declarado, según estas mismas fuentes, que "no participaron en los hechos". Son miembros de las dos organizaciones universitarias, Contrapoder -dos de los varones detenidos y la chica- y RQTR (representante de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de la Complutense) -el otro joven-.

La Jefatura Superior de Policía ha aclarado que no ha recibido denuncia del capellán. El responsable de la Pastoral Universitaria, Feliciano Rodríguez, ya había asegurado que "ni el capellán, ni el obispado ni sus representantes" habían presentado denuncia por estos hechos porque consideraron "que no era el procedimiento adecuado". Ha sido la Brigada Provincial de Información la que se puso en contacto con el capellán, al enterarse de los hechos, para que prestara declaración. El Arzobispado presentó eso sí una queja formal ante el Rectorado de la Complutense. Además, hace tres días denunció los hechos el pseudosindicato Manos Limpias. La pena máxima por el delito que se les acusa es de seis años de cárcel. Los jóvenes hicieron fotos y grabaron en vídeo la protesta y algunas imágenes aparecieron en medios digitales, lo que facilitó su identificación.

El acto de protesta, que se produjo el pasado jueves, ha irritado a los sectores católicos y conservadores porque dos de las asistentes se desnudaron de cintura para arriba y se besaron en el altar y algunos de los participantes gritaron consignas como "menos rosarios y más bolas chinas" y "contra el Vaticano poder clitoriano", que al Arzobispado considera "blasfemias". Se trató de una "acción directa", un acto reivindicativo "contra el sistema patriarcal y el poder de la Iglesia", según una de las participantes. Fuentes del Rectorado han señalado que conocen los arrestos por los medios y han añadido que no guardan "ninguna relación" con el expediente informativo abierto en el ámbito universitario.

"Indignación y repulsa"

Estos arrestos se han producido horas antes la misa de desagravio por la "profanación" de la capilla, que se ha celebrado desde la una y media de la tarde la Pastoral Universitaria de Madrid. Ha tenido lugar en el mismo templo, una pequeña capilla ubicada en los bajos de la Facultad de Psicología, y en su horario habitual de misa, pero presidida por el obispo auxiliar de Madrid, César Franco, a invitación del capellán, Rafael Hernando. Aunque su aforo es de unas 60 personas, dentro la han seguido unas 140, entre profesores y estudiantes y a las puertas, había varios centenares de personas -de fuera de la universidad-, que han escuchado lo que ocurría dentro gracias a unos altavoces instalados para la ocasión.

La primera lectura ha sido una profecía del Libro de Ezequiel (18,21-28): "Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida". En la homilía, el obispo auxiliar ha expresado el "sentimiento de indignación y repulsa" de la Iglesia por la "profanación", que ha llegado a comparar con el episodio de la Biblia en el que Jesús expulsó a los mercaderes del templo. Franco ha pedido a los responsables de la protesta, que "han herido hasta lo más hondo" de las creencias religiosas de los católicos, que recapaciten y "reciban la luz de la verdad". El obispo auxiliar también ha destacado la "relación cordial y profunda" con la Complutense, con la que la Iglesia tiene acuerdos "desde la mitad del siglo pasado". Esta relación "no ha quedado empañada" por lo sucedido, ya que consideran que estos jóvenes "no representan al conjunto" de la universidad.

Tras conocer la noticia de los arrestos, en la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense, situada en el campus de Somosaguas, se ha organizado una protesta por la operación policial. De esta facultad partió la organización de la performance que tanta cola está trayendo. Dentro, se han concentrado un centenar de alumnos con dos pancartas con los lemas "por ti, por mi, por todas mis compañeras" y "contra la criminalización del feminismo". En sus primeras declaraciones sobre el asunto, la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce, ha condenado unos hechos que ha tildado de "deleznables" y ha exigido "respeto" a la autonomía del centro universitario y a su rector, Carlos Berzosa, que está siendo muy criticado por el PP y por el Gobierno regional. Por su parte consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, se ha felicitado por las detenciones y ha arremetido una vez más contra el rector, que a su juicio "ha estado un poco laxo a la hora de condenar y tomar medidas".

Manifiesto por la laicidad de profesores de universidades públicas

Más de 150 profesores de universidades públicas han firmado un manifiesto por la laicidad en las universidades y para solidarizarse con los estudiantes que protestaron en Somosaguas, informa la plataforma Profesores por la laicidad en un comunicado. A su juicio, la presencia en los campus de "capillas y otros símbolos de poder religioso no responde a la satisfacción del derecho a la libertad de culto, sino a un privilegio de la Iglesia Católica que va siendo hora de superar ".

Aunque "no comparten" la forma en la que se desarrolló la protesta, subrayan que los estudiantes "no pretendían poner en cuestión el ejercicio de ningún derecho individual o colectivo" y recuerdan que "las movilizaciones de los universitarios responden a una tradición democrática y comprometida que no debe perderse".

Los docentes también denuncian la "campaña mediática emprendida contra los estudiantes" que a su juicio "responde a "innobles intereses políticos dirigidos a criminalizar las manifestaciones públicas en defensa de las mujeres, de la diversidad sexual así como a atacar a la mayor de las universidades públicas del país".

Declaración de Somosaguas

Un grupo de profesores 35 profesores del campus de Somosaguas ha escrito otro manifiesto, llamado Declaración de Somosaguas y que a última hora de la tarde firman 965 personas más.

En el texto, expresan su "más firme condena de los hechos reprobables" que sucedieron en la capilla y "deseo de que la universidad sea un espacio de libertad y concordia donde se respeten todos los derechos legítimos que reconoce la Constitución". Por ello, solicitan que la Complutense adopte "las medidas disciplinarias oportunas para que no quede impune lo sucedido ni sea manchado el buen nombre y trabajo de esta comunidad universitaria" y que "las autoridades públicas competentes adopten las medidas judiciales oportunas ante lo que constituye un atentado contra la libertad de culto".

Más información