Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Arzobispado se queja a la UCM por la "profanación" de su capilla de Somosaguas

La universidad condena los hechos y pide tolerancia y la convivencia.- La Asociación Contrapoder se declara autora de la protesta, que califica de 'performance' "simbólica no violenta"

El Arzobispado de Madrid ha presentado esta mañana una queja formal ante la Universidad Complutense de Madrid (UCM) después de que unos 50 jóvenes irrumpieran ayer en la capilla del campus de Somosaguas para protestar contra la Iglesia católica. La Asociación Universitaria Contrapoder se ha declarado esta tarde autora de la acción de protesta. Según denuncia el Arzobispado, los jóvenes, en su mayoría mujeres, "entraron irrespetuosamente en la capilla gritando eslóganes con un megáfono". "Una vez dentro, rodearon el altar y leyeron textos y frases que, según decían, eran de autores cristianos sobre la mujer", prosigue la nota. Los jóvenes también leyeron un manifiesto con "afirmaciones y juicios contra la Iglesia y sus enseñanzas", además de poner carteles en los tablones de anuncio de la entrada a la capilla y en los bancos.

El Arzobispado subraya que, al terminar de leer el manifiesto, "algunas chicas se desnudaron completamente de cintura para arriba y se pusieron a cantar rimas y eslóganes ofensivos contra la Iglesia, el Santo Padre y la fe cristiana, acompañados de blasfemias". Una alumna de Económicas que en esos momentos rezaba en el lugar cuenta que dos de las chica "hicieron alarde de su tendencia homosexual", según recoge una información publicada hoy en Abc, que eleva a 70 el número de jóvenes que participó en la protesta y que denuncia que "el mal gusto y la depravación se han instalado en la Complutense".

"Absolutamente reprobables"

La Iglesia tilda estos hechos de "absolutamente reprobables" y recuerda que son objeto de delito, así como "un atentado a la libertad de culto y una profanación de un lugar sagrado, lo cual conlleva penas canónicas en el caso de que quienes las han cometido estén bautizado". "Es indigno que, en una sociedad democrática donde se pide el respeto a las personas y a las instituciones religiosas, algunos jóvenes puedan manchar con estos comportamientos el buen nombre de la comunidad universitaria", lamenta. El Arzobispado no ha presentado, de momento, ninguna denuncia ante los tribunales. El artículo 524 del Código Penal recoge el delito de profanación y lo castiga con penas que van de seis meses a un año de cárcel o multas.

Por su parte, el rectorado de la UCM ha emitido un comunicado por el cual condena los hechos ocurridos en la capilla de Somosaguas, en los que "un grupo de jóvenes invadió el espacio de culto y realizó actos ofensivos contra la Iglesia católica y los creyentes". "Este rectorado reitera la necesidad de mantener el respeto a la pluralidad de cultos y creencias religiosas y hace un llamamiento a la tolerancia y la convivencia ante las expresiones de las mismas", sentencia, para aseverar que "la neutralidad del Estado en materia religiosa significa que no se puede ni imponer ni perseguir ninguna creencia". "La tolerancia y el respeto son absolutamente indispensables", concluye, anunciando que el rectorado abrirá un expediente informativo "con objeto de delimitar posibles responsabilidades".

Un portavoz de la Asociación Universitaria Contrapoder ha revelado que son los autores del acto, pero ha rechazado estar detrás de las pintadas, que condenan. "Arderéis como en el 36", se puede leer a la entrada del templo. "Nos parece mal que se amenace a alguien. Nosotros defendemos el derechos individual de cada uno a tener la creencia que considere oportuno, pero nos parece mal la presencia de una institución religiosa, sea cual sea, en una universidad pública", ha explicado el portavoz.

Además, ha asegurado que su acción se trata de una "performance simbólica no violenta". "No hemos destrozado nada ni agredido a nadie", se defienden, para asegurar que los "medios de extrema derecha han tergiversado la realidad y mienten", dentro de "una cruzada mediática para la criminalización de Somosaguas". La asociación Contrapoder, presentada en el año 2006, es una organización de izquierdas formada por alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas, Sociología y Trabajo Social de carácter antiautoritaria y anticapitalista, según se definen en su web.