Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Relevados los militares que estaban de guardia durante el robo de armas en Badajoz

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra releva también al jefe de seguridad de la base para que se dedique solo a investigar lo ocurrido

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (Jeme), el general Fulgencio Coll, ha informado este miércoles a la ministra de Defensa, Carme Chacón, de su decisión de "relevar del servicio a todos los militares integrantes de la compañía de seguridad" de la base de Menacho de Bótoa (Badajoz) que estaban de guardia la madrugada del lunes pasado, durante la cual fueron sutraídos de la armería 20 fusiles de asalto HK y 10 pistolas. Su situación se resolverá al término de la investigación de lo ocurrido.

El Jeme también ha decidido que el jefe de seguridad de la base deje de realizar sus funciones habituales para dedicarse "exclusivamente" a la investigación de lo ocurrido, según fuentes del Ministerio de Defensa. Mientras, un equipo de la Guardia Civil ha tomado ya declaración a los militares de la base.

Se cree que se produjo al filo de la medianoche. A las diez saltó la alarma del perímetro del doble vallado del extenso complejo militar. Unos soldados se dirigieron hasta el punto de la alarma, pero no observaron nada raro. "Este tipo de alarmas suelen ser frecuentes, a causa de conejos o aves que irrumpen en la zona", explica una fuente policial. Sin embargo, las alarmas volvieron a saltar poco después de las doce de la noche. En esta ocasión, los detectores electrónicos indicaban la presencia de intrusos en el propio acuartelamiento, en concreto en la zona donde se halla la armería. Las patrullas de seguridad corrieron al punto indicado y descubrieron que había sido violentada la cerradura del local y de un armero, de donde habían sido sustraídas más de una treintena de armas (20 fusiles de asalto HK y 10 pistolas de la marca Llama). El equipo completo de una de las compañías militares acantonadas en esa base.

El Ministerio de Defensa dio orden el martes de revisar los planes de seguridad de todas las instalaciones militares para evitar nuevos atracos. Además, el general Fulgencio Coll voló en helicóptero hasta la base para analizar de primera mano lo ocurrido y "depurar responsabilidades si las hubiera".

No es el primer asalto que se registra en la base de Badajoz. Los primeros indicios apuntan a un grupo de delincuencia organizada como autores del robo, que se produjo, según fuentes militares, "con gran rapidez y precisión", lo que hace sospechar que los ladrones contaban con información suministrada por alguien del interior del cuartel.