Los ladrones del arsenal de Badajoz contaban con un 'soplón' en el cuartel

La banda organizada de delincuentes se llevó 20 fusiles de asalto y 10 pistolas

Una treintena de armas de fuego fueron robadas al filo de la madrugada del lunes de la base militar General Menacho de Badajoz por un grupo de cinco o seis individuos. "El golpe fue tan preciso que es lógico pensar que los ladrones contaban con información facilitada por alguna persona del interior del acuartelamiento o que estuvo hasta hace poco", según fuentes policiales y del Ministerio del Defensa. Estas descartan de plano la implicación de ETA o cualquier otra organización terrorista e inclinan las sospechas hacia una banda organizada. Otras fuentes apuntan a que podría estar formada por albaneses o delincuentes de Europa del Este.

El robo se produjo entre las diez y las doce y media de la noche del pasado domingo. A las diez saltó la alarma del perímetro del doble vallado del extenso complejo militar. Unos soldados se dirigieron hasta el punto de la alarma, pero no observaron nada raro. "Este tipo de alarmas suelen ser frecuentes, a causa de conejos o aves que irrumpen en la zona", explica una fuente policial.

La Guardia Civil sospecha de grupos del Este y descarta a ETA
IU critica que unas instalaciones de alta seguridad "sean tan vulnerables"
Más información
Objetivo: fusiles HK G-36
Defensa atribuye el robo de armas en la base militar a la delincuencia organizada
Defensa da orden de revisar la seguridad en todas las instalaciones militares "con urgencia"
Relevados los militares que estaban de guardia durante el robo de armas en Badajoz

Sin embargo, las alarmas volvieron a saltar poco después de las doce de la noche del domingo pasado. En esta ocasión, los detectores electrónicos indicaban la presencia de intrusos en el propio acuartelamiento, en concreto en la zona donde se halla la armería. Las patrullas de seguridad corrieron al punto indicado y descubrieron que había sido violentada la cerradura del local y de un armero, de donde habían sido sustraídas más de una treintena de armas (20 fusiles de asalto HK y 10 pistolas de la marca Llama). El equipo completo de una de las compañías militares acantonadas en esa base.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las investigaciones han determinado que los delincuentes cargaron las armas en un vehículo militar con el que las trasladaron hasta el vallado exterior del recinto. Allí se supone que las cargaron en otro vehículo estacionado en las proximidades.

Ante lo ocurrido, la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz ha iniciado una investigación, a la que ayer por la tarde se sumaron especialistas en lucha contra el crimen organizado de la Unidad Central Operativa (UCO) con base en Madrid. Este hecho confirma indirectamente las sospechas que apuntan hacia un grupo criminal de este tipo, descartando a ETA u otra organización terrorista. Al mismo tiempo, el Ejército de Tierra también ha empezado sus propias indagaciones.

El juzgado de instrucción al que ha correspondido el caso ha decretado el secreto de las actuaciones.

Según fuentes próximas a la investigación, es factible que entre los autores del robo haya delincuentes albaneses o de algún otro país de Europa del Este. De hecho, la Guardia Civil se hallaba actualmente tras la pista de un grupo de estas características que tiene su principal base de operaciones en Extremadura y Andalucía. Otra de las hipótesis apunta a delincuentes españoles en colaboración con portugueses, dada la cercanía de Badajoz a Portugal. "Por el momento, todo son hipótesis. Las investigaciones no han hecho más que empezar", recalcan fuentes de la Guardia Civil. Los especialistas de la Unidad Central Operativa de este cuerpo llegaron a Badajoz a última hora de la tarde de ayer y hoy, martes, se proponen efectuar una nueva inspección ocular en el acuartelamiento.

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, quiere que la ministra de Defensa, Carme Chacón, acuda "cuanto antes" al Congreso para dar explicaciones sobre el robo de armas. Llamazares consideró "preocupante" lo ocurrido y puso el acento en lo inexplicable de que "unas instalaciones de alta seguridad" como una base militar "sean tan vulnerables". Por su parte, Beatriz Rodríguez-Salmones, portavoz del PP en materia de Defensa, confía en que la investigación policial y militar aclare lo sucedido y determine "si se ha producido algún error".

La Base General Menacho, en Bótoa (Badajoz), es la sede de la Brigada de Infantería Mecanizada Extremadura XI, que es una de las tres que forman parte de las fuerzas pesadas del Ejército de Tierra. Entre el material de que dispone para cumplir con sus misiones están el carro de combate Leopard y el Pizarro. Efectivos de esta brigada han prestado servicio en numerosas misiones internacionales, por ejemplo en Kosovo y recientemente en Líbano.

Esta enorme base ya sufrió en abril de 2008 el intento de robo de un cajero automático de la sucursal del Banco Bilbao Vizcaya que está ubicada en la base militar, utilizando para arrastrarlo un vehículo militar de transporte acorazado TOA.

Según informó entonces la Delegación del Gobierno en Extremadura, sobre las tres de la madrugada, unos desconocidos forzaron la entrada de la sucursal que el BBVA tenía en esta base militar e intentaron llevarse la caja de caudales del cajero automático arrastrándolo con este vehículo. Sin embargo, cuando llevaban a cabo esta acción fueron sorprendidos por fuerzas militares que estaban de guardia, por lo que emprendieron la huida. Los autores nunca fueron detenidos.

Puesto de control de la Base General Menacho de Badajoz.
Puesto de control de la Base General Menacho de Badajoz.FLORES (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS