Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex ministro Manuel Pimentel mediará en el conflicto entre AENA y los controladores

El gestor aeroportuario y el sindicato escogen al ex ministro de Trabajo del PP como árbitro para dirimir su largo conflicto laboral.- Contará como asesores con los abogados de ambas partes

AENA y los controladores aéreos lograron consensuar anoche quién es la persona que puede resolver todo aquello en lo que no se ponen de acuerdo desde hace más de un año: la jornada y el salario. La empresa pública que gestiona los aeropuertos y el sindicato del sector, USCA, acordaron designar a Manuel Pimentel, que fue ministro de Trabajo del Gobierno del PP entre 1999 y 2000, como árbitro en la negociación del convenio colectivo. Pimentel (Sevilla, 1961) contará con dos asesores; uno por parte de AENA (el abogado Juan Chozas, de la firma KPMG), y otro por parte de los controladores (su abogado, Francisco Maroto), según explicaron fuentes del gestor aeroportuario.

La negociación entre AENA y controladores continuará hasta el 31 de enero y Pimentel dispondrá desde entonces y hasta el 28 de febrero para emitir un laudo sobre las materias que no hayan sido acordadas.

El presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, y el de USCA, Camilo Cela, ratificaron ayer el pacto por el que se comprometen a "negociar durante todo este periodo de buena fe y a garantizar la plena normalidad en la prestación del servicio por la totalidad de los controladores aéreos".

Las partes han confiado a un empresario y ex político la resolución final de su pugna. El papel del Pimentel en el Gobierno de Aznar no fue como cualquier otro. Dimitió de su cargo a tan solo 22 días de las elecciones generales del 2000, tras 13 meses en el cargo. El detonante de su brusca marcha fueron las irregularidades destapadas sobre un estrecho colaborador suyo -el director general de Migraciones, Juan Aycart-, cuya esposa era propietaria de una empresa que recibió 2.000 millones de las antiguas pesetas (12 millones de euros) de fondos de formación sin control oficial.

Pero el distanciamiento de Pimentel respecto al partido venía de lejos. Su discurso en inmigración marcó diferencias respecto al Gobierno y al PP, y fue ninguneado en la resolución del conflicto racista desatado en el municipio almeriense de El Ejido. Su labor el frente del ministerio le situó en el ala más centrista del PP, al sacar adelante un acuerdo para mejorar las pensiones mínimas, o intentar sin éxito una mejora del salario mínimo por encima de la inflación (en discrepancia con el Ministerio de Economía, cuyo titular era entonces Rodrigo Rato), entre otras medidas.

Antes de estallar el caso Aycart, Pimentel (ingeniero agrónomo y licenciado en Derecho) ya había comentado que pretendía dejar la política.

Ahora, además de escritor y propietario de la editorial Almuzara, ha sido escogido para mediar entre dos posturas muy enfrentadas. El acuerdo sobre el arbitraje tiene lugar en la recta final del estado de alarma decretado por el Gobierno el 4 de diciembre, a raíz de la huelga ilegal de controladores que obligó a cerrar el espacio aéreo un día La vigencia del estado de alarma acaba el sábado.