El socialista Mascarell acepta la oferta de Mas y será consejero de Cultura

El PSC recalca el "carácter personal" de la decisión de Mascarell.- El líder de CiU toma posesión como presidente de la Generalitat

El presidente electo de la Generalitat, Artur Mas, con Ferran Mascarell, el viernes en un hotel de Barcelona.
El presidente electo de la Generalitat, Artur Mas, con Ferran Mascarell, el viernes en un hotel de Barcelona.MARCEL·LÍ SÀENZ

El socialista Ferran Mascarell ha dicho 'sí' a la oferta de Artur Mas y ocupará de nuevo el Departamento de Cultura que encabezó unos meses con el primer tripartito de Pasqual Maragall. La confirmación ha llegado este lunes, día de la toma de posesión, y con este fichaje Mas pretende dar un golpe de efecto. El PSC ha reaccionado con un comunicado: "Queremos subrayar el carácter personal de una decisión que implica sumarse en un proyecto político bien diferente del nuestro".

Los socialistas catalanes han pasado un fin de semana sumidos en el desconcierto más absoluto. No recuperados todavía del batacazo electoral del 28-N y con algunas dudas acerca de si actuaron bien al facilitar la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, ahora tienen que lidiar con la primera embestida del nuevo presidente: el intento de fichaje de Ferran Mascarell, ex consejero de Cultura del Gobierno de Pasqual Maragall, tal como adelantó EL PAÍS el sábado. Este socialista, que ayer seguía meditando si acepta el cargo, ha comunicado esta mañana su decisión a Artur Mas y a Josep Antoni Duran Lleida. Para el nuevo presidente de la Generalitat el de Mascarell es un fichaje clave para darle perfil propio a un Gobierno que, a falta de estar completo, tiene en los puestos clave a políticos de la era de Jordi Pujol.

Con Mascarell, el líder de CiU ya ha tanteado a tres personas para Cultura
Los socialistas dudan que a Mas le salga bien emular a Sarkozy
Los consejeros tomarán posesión de su cargo el próximo miércoles
Más información

La dirección del PSC conserva en la retina la opa que el presidente francés Nicolas Sarkozy lanzó a los socialistas franceses al fichar de sus filas a dos ministros y un secretario de Estado cuando todavía no habían digerido la derrota de Segolène Royal. Ha caído especialmente mal el hecho de que Mascarell estuviera maniobrando para optar a la alcaldía de Barcelona a través de una elecciones primarias y, casi al mismo tiempo, negociando su incorporación al Gobierno de Mas. "Mas ha ido a una puerta que ya estaba entreabierta, los dos se habían lanzado guiños durante la campaña electoral", recuerdan estas fuentes, que también inciden en el hecho de que la fuerte personalidad política de Mascarell puede provocarle problemas a Mas cuando surjan las primeras discrepancias en el seno del Gobierno. "Que tome nota de Sarkozy: algunos de sus ministros le han llevado más problemas que otra cosa", recordaba ayer un miembro de la dirección del PSC.

El próximo día 31 Mascarell dejará de ser, en el marco de una reestructuración, consejero delegado de RBA Audiovisual. Además, Mascarell tiene una relación de amistad con Artur Mas desde hace mucho tiempo y ha colaborado activamente en proyectos del líder nacionalista, como la llamada Casa Gran del Catalanisme. Otra cosa será ver cómo lo aceptan los sectores más soberanistas de Convergència, como las juventudes del partido.

Además ha trascendido que otras dos personas ya han rechazado el cargo de consejero de Cultura. Son Imma Tubella, rectora de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y Rosa Maria Malet, directora de la Fundación Miró. Ahora quedan por despejar al menos otras tres caras que conformarán definitivamente el Ejecutivo de Mas. Son las de Trabajo, Sanidad y Justicia. Y para las tres áreas, Mas ha pensado en independientes, cuyos fichajes no están siendo fáciles. Para la primera, según informa Efe, figuran nombres como el del ex senador Sixte Cambra y el director general de ESADE, Carlos Losada. Para Sanidad, el del presidente de la Unión Catalana de Hospitales, Boi Ruiz, y el director de la Fundación Althaia, Manel Jovells. Y para Justicia, el de la abogada Silvia Giménez-Salinas y la catedrática de Derecho Penal Esther Giménez-Salinas.

El Gobierno de Mas estará formado por 11 consejeros y el presidente. Y por el momento Mas solo ha confirmado aAndreu Mas-Colell como consejero de Economía y a Felip Puig como titular del Departamento de Interior. Salvo sorpresas de última hora, el resto de las carteras quedarán como sigue: la diputada Irene Rigau dirigirá Educación; la democristiana Joana Ortega, Gobernación y Relaciones Institucionales; el alcalde de Sant Cugat, Lluís Recoder, Política Territorial y Obras Públicas; el democristiano Josep María Pelegrí, Agricultura, y el convergente Josep Lluís Cleries, Bienestar Social y Familia. Sin tener cargo de consejero, figurarán Francesc Homs, su mano derecha y seguramente secretaria general de Presidencia, y Germà Gordó como secretario del Gobierno.

Mas ha sostenido desde hace meses que su intención es formar el Gobierno de los mejores y para ello no ha dudado en incorporar a cuatro consejeros que formaron parte del último Gobierno de Jordi Pujol y que también estuvieron bajo sus órdenes cuando fue conseller en cap: Mas-Colell, Puig, Rigau y Pelegrí, aunque ninguno repetirá área. Con su deseo de fichar a independientes, Mas intenta equilibrar la presencia de pujolistas para dejar su impronta o su marca más personal en el Gobierno.

Mas quiere dar hoy por cerrada la composición de su Gobierno, que tomará posesión el miércoles y se librará así de tener que llevar encima toda la legislatura la engorrosa etiqueta de haber tomado posesión mañana, el Día de los Inocentes. Finalmente, el Gobierno, tal como pretendía Mas desde hace un mes, empezará a trabajar el próximo lunes, 3 de enero.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción