Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los partidos, salvo el PP, instan al Gobierno a cumplir la ley de memoria en el Valle de los Caídos

El Senado aprueba una moción de la Entesa y el PSOE para convertir el "monumento a la humillación" en un lugar de reconocimiento a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura

Todos los partidos, salvo el PP, han instado hoy al Gobierno desde el Senado a cumplir la ley de memoria histórica en el Valle de los Caídos, esto es, convertir el monumento que Franco ideó para inmortalizar su victoria en un lugar que sirva "para honrar y rehabilitar la memoria de todas las personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil y de la represión política que la siguió con objeto de profundizar en el conocimiento de este periodo histórico y de los valores constitucionales".

Solo los populares, con el argumento de que en realidad lo que se pretendía era eliminar la abadía benedictina, votaron en contra de la moción, una propuesta del grupo de la Entesa (PSC, ERC, IU-ICV) a la que se añadió una enmienda del PSOE para que el Valle de los Caídos "deje de ser un lugar de enaltecimiento del franquismo".

"Es necesario romper el cordón umbilical con el franquismo", declaró el senador de la Entesa Joan Josep Nuet, que presentó la moción. Nuet explicó que a día de hoy, más de medio siglo después de la inauguración del monumento y target=blank>a los tres años de la aprobación de la ley de memoria histórica, en la cripta del Valle de los Caídos se celebran misas en las que se recuerda "al hermano Francisco [Franco]. ¿Se imagina alguien que en la catedral de Colonia o la de Milán se recordara a los hermanos Adolf o Benito? No, porque en Alemania y en Italia no pasan estas cosas".

El senador del Grupo Socialista Enrique Cascallana recordó que "en su momento, el Valle de los Caídos fue erigido como un mausoleo a un dictador y una cruz al fanatismo" y eso tiene que pasar a la historia. El socialista apostó por convertir "el monumento a la humillación de los que dieron su vida por defender a un Gobierno legítimo" en un "monumento a la educación, la democracia y los valores constitucionales".

El PP, que votó en contra, salvo el voto de un senador que se equivocó, aseguró que la moción escondía un intento de eliminar la abadía benedictina y defendió el monumento, "uno de los más visitados de España".

Iñaki Anasagasti, del PNV, bromeó con la idea de volar el monumento aunque, "igual, si se vuela, el hermano Francisco despierta y no conviene". El popular Juan Van-Halen le respondió después que le recordaba a los talibanes.

El Gobierno tiene ahora seis meses para contestar al Senado sobre esta iniciativa.