Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consecuencias del fallo del Estatuto

Montilla advierte de que el Estatuto "también es un problema de España"

De la Vega reclama respeto, lealtad y cooperación para restablecer los puntos cuestionados en la sentencia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de la Generalitat, José Montilla, se han reunido durante más de dos horas en La Moncloa para analizar la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. Tras el encuentro, Montilla ha comparecido para dejar claro que el objetivo del encuentro no era tanto concretar aspectos técnicos del desarrollo del Estatuto como para analizar el momento de las relaciones entre Cataluña y España. "Es la hora de hacer política", ha dicho insistiendo en la idea que la sentencia del Constitucional no es solo un problema de Cataluña. "También es un problema de España", ha dicho.

Montilla ha insistido en que la sentencia abre "una nueva etapa en las relaciones entre España y Cataluña". Pero no solo esto. En opinión del presidente autónomico, se abre una nueva etapa también para el "pacto institucional, estatutario y constitucional". Además, Montilla ha lanzado un mensaje claro: "Los gestos políticos que espero, espero que aquellos que los tengan que hacer los hagan". Montilla espera estos gestos a corto plazo, pues Cataluña celebrará elecciones autonómicas el próximo otoño.

La respuesta del Gobierno ha sido, con matices, la que Montilla había pedido. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega ha confirmado la disposición del Ejecutivo a desarrollar el Estatuto en toda su potencialidad. "El Gobierno cree estas líneas de trabajo [las abordadas en la reunión] son suficientes para aplicar el Estatuto catalán en toda su amplitud y vamos a trabajar al máximo para desplegar sus potencialidades", ha señalado. También ha apuntado que se extremará el cuidado para evitar invasiones competenciales, y que el Gobierno hará "todos los gestos necesarios".

De la Vega ha hecho un guiño al gesto político que pedía Montilla más allá de intentar desencallar aspectos del Estatuto cuestionados por el Tribunal Constitucional. "Los problemas de Cataluña y de cualquier otra comunidad son también un problema de España", ha afirmado la vicepresidenta, que ha reiterado: "Si Cataluña tiene un problema, España tiene un problema, y al revés, si España tiene un problema Cataluña tiene un problema".

Más allá de los gestos que pueda hacer a partir de ahora el Gobierno no será hasta pasado el verano que se concreten aspectos de desarrollo del Estatuto. La vicepresidenta ha señalado que no se han abordado en la reunión de hoy la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial. "En las cosas concretas entraremos luego; el Estatuto llega al ámbito máximo del autogobierno. Hay mucho margen, que nos da el Estatuto y la Constitución", ha subrayado.

Preguntada sobre qué leyes se van a desarrollar en concreto, De la vega ha contestado: "Se puede desarrollar prácticamente todo y por supuesto que vamos a respetar lo que dice el Tribunal Constitucional, pero siempre hay un margen". La vicepresidenta ha concluido: "Voluntad, toda. Deseo de trabajar codo con codo para reconstruir ese entendimiento que alguien ha querido destruir en estos cuatro años".