Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate de la nación más crítico

Rajoy pide elecciones anticipadas y Zapatero responde que el PP "no está para tirar cohetes"

El líder de la oposición reprocha al presidente su cambio de rumbo y este defiende que seguirá su camino "cueste lo que cueste"

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha abierto su intervención en el debate del estado de la nación pidiendo al presidente que "si quiere ser útil para España, convoque elecciones anticipadas". Hasta en tres ocasiones le ha sugerido que deje opinar a los ciudadanos. Zapatero le ha retado entonces a presentar una moción de censura: "Pero para subir aquí [a pedirla] hay que tener valor, un programa electoral y venir aquí a defenderlo; además luego hay que contar con grupos que te apoyen y eso tiene el riesgo de las dificultades y la soledad; ese es el problema".

El presidente le ha reprochado que una vez más no presente alternativas, que no diga lo que piensa sobre las reformas económicas planteadas, y le ha acusado de perseguir únicamente sus intereses electorales a corto plazo: "Usted no se ha preguntado qué podía hacer usted contra la crisis, sino qué podía hacer la crisis por el PP. Hace tiempo que España dejó de ser importante para usted".

Estatuto de Cataluña

Zapatero y Rajoy se han lanzado reproches mutuos a cuenta del Estatuto de Cataluña. El líder del PP le ha acusado de "generar una grave crisis institucional de consecuencias impredecibles" y haber "engañado a todos los españoles". Rajoy ha pedido al presidente que "deje el asunto en paz" y que sea "el primero en defender la sentencia sin añadir más leña al fuego con nuevas promesas". Zapatero le ha replicado: "Hay que tener desfachatez para pedir que no echemos más leña al fuego después de recorrer el país diciendo que se rompía España". "Y ahora viene a decir que pelillos a la mar después de estos cuatro años. Hemos pasado de las soflamas de ayer a los silencios de hoy, ¿es que ya no se rompe España? No, es que usted ha echado cuentas y ahora solo les interesa cabalgar contra la crisis, no contra Cataluña" .

Gestión de la crisis

"No está en cuestión la solvencia de España, sino la de su administrador", le ha espetado Rajoy a Zapatero. "El que encarna la desconfianza es usted, señor presidente del Gobierno. Porque ha negado la realidad, ha rechazado las recomendaciones y se ha dejado caer alegremente por el tobogán de la deuda". Rajoy ha insistido una y otra vez en las descalificaciones personales y ha recriminado a Zapatero que no quiso tomar las decisiones "cuando era fácil", sino que ha esperado a que se las hayan impuesto desde la Unión Europea: "Si algo hemos ganado con la tutela europea es que nos protege del señor Rodríguez Zapatero, lástima que no nos libere de su ineficacia".

El presidente del Gobierno le ha acusado de deslealtad al país: "¿Qué hubiera pasado si los mercados y los Gobiernos hubieran creído la imagen negra que ustedes proclamaron diciendo que la economía de España era peor que la de Grecia? Usted sabía que era perjudicial pero lo hizo porque pensaba que era bueno para sus objetivos a corto plazo". Le ha reprochado también su voto contrario al decreto de recorte de gastos a pesar de que "sabía muy bien" que no aprobar la norma hubiera sido una "catástrofe" para España.

Zapatero ha destacado que Rajoy una vez más ha sido incapaz de aportar alternativas o propuestas o incluso "decir lo que opina" sobre las reformas abiertas por el Gobierno. "No ha dicho si cree que hay que reformar el sistema de pensiones, subir la edad de jubilación, no ha dicho ni una sola palabra porque cree que le puede perjudicar. Diga qué piensa (...) Llevamos dos años esperando que el PP presente una proposición de ley para modificar el estatuto laboral y que diga qué piensa del despido; que presente una reforma que permita reducir el déficit y consolidar el futuro de nuestro país".

La propuesta de Rajoy en este debate se ha limitado a recordar la etapa de bonanza del Gobierno del PP -"nosotros sabemos hacerlo porque ya lo hicimos", ha dicho. Zapatero le ha contestado que "a los desafíos de hoy no se responde con recetas del 1996". "En términos objetivos lo que necesita mi partido es lo mismo que el país: la recuperación económica. Pero si hubiese contradicción, yo optaría por lo que necesita el país. En este momento crucial para la economía de España voy a tomar las decisiones que España necesite, aunque sean difíciles. Voy a seguir ese camino, cueste lo que cueste, me cueste lo que me cueste".