Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate de la nación más crítico

"No podemos tapar la boca a los catalanes que se sienten nación"

Zapatero replica a las acusaciones de "desacato" de Rosa Díez y respalda la sentencia del Tribunal Constitucional

Las dos bancadas de los dos principales partidos políticos, durante el segundo día del debate. A la izquierda (11:44), la bancada socialista, con Zapatero al frente. Mientras, en la bancada del Partido Popular (11:52), Rajoy y la mayoría de los diputados, han decidido no acudir a la sesión.
Las dos bancadas de los dos principales partidos políticos, durante el segundo día del debate. A la izquierda (11:44), la bancada socialista, con Zapatero al frente. Mientras, en la bancada del Partido Popular (11:52), Rajoy y la mayoría de los diputados, han decidido no acudir a la sesión. CRISTÓBAL MANUEL

El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, acusó a José Luis Rodríguez Zapatero de "encerrar en el baúl de los recuerdos el discurso de la España plural". Rosa Díez (UPyD) le imputó "corrupción política de las instituciones" y "desacato" y le reprochó que rompa la unidad de España.

Y en medio, el jefe del Ejecutivo hizo una defensa cerrada de la sentencia del Tribunal Constitucional que José Montilla, presidente de la Generalitat, y su partido en Cataluña consideran una afrenta.

Zapatero hizo exégesis de la resolución, para defender su contenido, especialmente, en lo que se refiere a los límites que establece a la palabra nación, incluida en el preámbulo del Estatuto. Según dijo, se trata de "adecuar jurídicamente lo que significa ese concepto".

"Lo que ha dicho el Grupo Socialista sobre el concepto de nación jurídico-constitucional en el debate y sobre el concepto de nación histórico, sociológico, cultural y político, es lo mismo que dice el Tribunal Constitucional, es lo mismo que dijo don Artur Mas cuando presentó aquí en su día el Estatut de Catalunya: la nación jurídico-constitucional que reconoce la Constitución es solo la nación española", aseguró.

Su tesis es que eso no impide que "en términos políticos, sociológicos o históricos, se pueda hablar de nación y que algunas comunidades se refieran, sin valor jurídico, sino como expresión de un sentimiento, de su visión de la historia, de la interpretación de lo que son como comunidad".

Pese a todo, pidió respeto a quienes en Cataluña se sienten una nación y de forma gráfica añadió que "les podemos tapar la boca, pero como eso en democracia no parece que se pueda hacer, tenemos que respetar y limitar jurídicamente el alcance de esa realidad. Eso es lo que hace la sentencia". Concluyó que la sentencia consolida la España plural y es posible recuperar en leyes orgánicas lo que el alto tribunal dice que hay que regular con ese rango normativo, por ejemplo los consejos de Justicia autonómicos.