Sin avances la última reunión entre Metro de Madrid y los sindicatos

Esperanza Aguirre reconoce que ha incumplido el convenio colectivo, pero se reafirma en el recorte del salario.- Zapatero pide que se respeten los servicios mínimos

El consejero delegado de Metro de Madrid, Ignacio González Velayos, se ha reunido hoy los sindicatos convocantes de la huelga que se inició el pasado lunes sin que la "puerta abierta" a la solución del conflicto haya convencido a los representantes de los trabajadores. Metro considera que la reunión, que ha durado una hora (de 14.30 a 15.30), no ha sido de carácter formal ya que los sindicatos que la

han solicitado, en su opinión, "no pertenecen al actual comité de huelga". Los representantes de los trabajadores mantienen para hoy y mañana los paros con servicios mínimos como protesta por el recorte del 5% del salario de la plantilla de Metro planeado por la Comunidad de Madrid. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha terciado en el conflicto y ha solicitado a los huelguistas que respeten los servicios mínimos.

Más información

La presidenta regional, Esperanza Aguirre (PP), se ha reafirmado por su parte en su decisión de recortar los sueldos a todos los trabajadores de las empresas participadas por el Gobierno regional, decisión que ha motivado la huelga en el Metro que cumple hoy cuatro días, según informa Elena G. Sevillano. La presidenta ha explicado sus motivos en una rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno: "Creo que haría mal un Gobierno que por el hecho de que los transportes tengan capacidad de colapsar una ciudad, como hemos visto, les fuéramos a tratar mejor que a otros funcionarios como médicos, enfermeras, maestros...".

Sin embargo, los trabajadores de Metro no son funcionarios de oposición, sino empleados de la empresa Metro, una empresa mixta con un convenio colectivo vigente. La jefa del Ejecutivo ha reconocido que su medida incumple este convenio: "Cuando dicen que la Comunidad de Madrid ha roto el convenio colectivo tienen razón. Por eso hemos tenido que aprobar una ley, porque estamos en una situación de crisis".

Aguirre ha insistido en su postura: "¿Podríamos haber excluido a Metro de los recortes? Sí, pero no nos parecía justo. Unos empleados públicos, que tienen el salario en su mayor parte pagado por el contribuyente y que tienen el puesto de trabajo absolutamente garantizado, creo que no pueden ser excepción". Ella dice, sin embargo, no estar cerrada al diálogo con los sindicatos para poner fin a los paros: "Estamos abiertos a la negociación, pero siempre dentro de la situación económica en la que nos encontramos". Y ha añadido después: "Hay recortes en todo. La Comunidad de Madrid, que es la que mejor está, está muy mal".

Por otro lado, la jefa del Ejecutivo regional ha tenido palabras de agradecimiento para los ministros de Fomento, José Blanco, de Industria, Miguel Sebastián, el de Trabajo, Celestino Corbacho y de Interior, Alfredo Pérez-Rubalcaba, que ayer y hoy recordaron a los trabajadores que "los servicios mínimos son ley y hay que cumplirlos", ya que tanto ayer como antes de ayer los sindicatos no respetaron los servicios mínimos establecidos por la Comunidad, aduciendo que eran excesivos. En cambio, Aguirre ha arremetido contra la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, que le recomendó ayer negociar con los trabajadores: "¿Acaso se sentó ella con los funcionarios a negociar antes del decreto ley?".

También ha hablado sobre este tema, un poco más tarde que Aguirre, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha insistido en que los trabajadores deben cumplir la ley con los servicios mínimos ha llamado al diálogo y al entendimiento entre las partes en conflicto.

Denuncias de "manipulación"

La jornada de huelga de hoy, que sí ha contado con los servicios mínimos del 50% estipulados por la Comunidad, ha arrancado con una acusación de sabotaje. La dirección de Metro de Madrid ha retirado seis trenes que iba a poner en circulación en la Línea 1, después de que los técnicos detectasen que uno de los mandos de cabina, que controla la apertura de las puertas, había sido manipulado. El incidente se ha producido a la apertura del servicio, sobre las seis de la mañana, según ha informado la empresa, que tiene previsto presentar a lo largo del día una denuncia en la policía sobre esto, informa EFE.

En un comunicado, la compañía ha explicado que "el mando manipulado" es el selector de puertas, que consiste en una ranura en la que se introduce una llave con la que los conductores seleccionan si abren las puertas del tren del lado derecho o izquierdo. Los trenes saboteados, explica Metro, estaban a punto de entrar en servicio en las cocheras de Puerta de Castilla.

En su rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Esperanza Aguirre ha acusado directamente a los sindicatos de "boicot", de impedir a los conductores abrir las puertas. "Dado que hay cámaras es muy posible que también se les abra expediente", ha dicho, además de añadir que hay 400 expedientes abiertos a los trabajadores que no han cumplido los servicios mínimos.

Los representantes sindicales que conforman el comité de huelga han respondido a las acusaciones de la empresa negando el boicot en los trenes, informa EP, y han achacado el problema a una falta de mantenimiento de los trenes durante los dos días de huelga. "Lo más probable" es que, en el caso de los seis trenes, el problema sea la falta de mantenimiento, "muy lejos de la manipulación". A pesar de esto, el incidente no ha provocado ningún perjuicio a los usuarios, ya que los trenes manipulados han sido retirados inmediatamente y sustituidos por otros.

Los servicios mínimos se han cumplido puntuales y han cubierto el 50% del servicio habitual. Los trenes, informa Abel Grau, han circulado más llenos de personas y con un mayor intervalo de tiempo de estación a estación, pero en las zonas de mayor tráfico de personas, como son los intercambiadores de Sol, Atocha y Nuevos Ministerios, a pesar de las colas se ha dado un servicio con fluidez.

Mientras la asamblea de trabajadores decidía ayer hacer indefinida la huelga (aunque el sábado y el domingo no habrá paros), hasta que el Gobierno de la Comunidad de Madrid rectifique en su medida de bajar los salarios de los trabajadores de la empresa un 5%, la empresa, Metro de Madrid, ha llevado ante la Fiscalía General del Estado el comportamiento de algunos sindicalistas por si, dada su "gravedad y trascendencia", constituye delito.

Según la estimación oficial, Metro ha dejado de ingresar en los dos días de huelga 6,4 millones de euros, una cantidad de dinero que se acerca a los ocho millones que el Gobierno regional quiere recortar de la empresa pública con su proyecto de ley de Medidas Urgentes.

Con información de Elena G. Sevillano y Abel Grau.

Lo más visto en...

Top 50