Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del caso Anna Nicole Smith insinúa que se trató de un homicidio

Larry Seidlin publica un libro en el que es especialmente crítico con el abogado y amigo íntimo de Smith, Howard K. Stern, y con la policía

El magistrado Larry Seidlin, que juzgó el caso de la modelo Anna Nicole Smith, quien murió en Florida (EEUU) en 2007 por una sobredosis accidental de fármacos, sostiene en un libro que probabemente se trató de un homicidio, según varios medios estadounidenses. El libro, The Killing of Anna Nicole Smith (El homicidio de Anna Nicole Smith, publicado por la editorial Transit, saldrá a la venta este martes y en él Seidlin, su autor, apunta a que se trató probablemente de un homicidio sin premeditación.

El juez de Fort Lauderdale (norte de Miami) se muestra en la obra especialmente crítico con el abogado y amigo íntimo de Smith, Howard K. Stern, y con las investigaciones realizadas por la policía sobre la muerte de la modelo, aunque no ofrece pruebas que confirmen que se trató de un homicidio. "Los que lo permitieron (la muerte de Smith) deben ser castigados (...) Él (Stern) estaba con ella todos los días. ¿Qué te parece si la hubiera mantenido alejada de las drogas mientras estaba viva?", se pregunta Seidlin en referencia a Stern, según recoge el diario The Miami Herald.

Juicios tras su muerte

En el libro, Seidlin sostiene que "Stern ejercía un gran control sobre Anna Nicole manteniendo y examinando su deseo y adicción a las drogas ". Seidlin tuvo que decidir en un tribunal del condado de Broward el lugar donde debía ser sepultada la ex chica Playboy después de morir a los 39 años en febrero de 2007, por una combinación accidental de nueve medicamentos combinados. Finalmente fue en Las Bahamas junto a la tumba de su hijo Daniel, quien había fallecido el año anterior.

La muerte de Smith fue el último capítulo de una vida tumultuosa que incluyó su matrimonio con el multimillonario J. Howard Marshall y sus batallas legales en defensa de la herencia que le dejó este octogenario magnate del petróleo. Los juicios continuaron para determinar la paternidad y custodia de su única hija, Danielynn, ahora en manos de Larry Birkhead, padre de la niña.

El fallecimiento de la celebridad fue precedido por una investigación de dos años en la que se rastrearon las drogas encontradas en el cuerpo de Smith, un proceso que concluyó con sospechas sobre Stern y dos médicos por presuntamente suministrarle drogas a ella.