Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

62 articulistas de prensa catalana suscriben un manifiesto en defensa del Estatuto

El texto dice que la sentencia del Tribunal Constitucional hará elegir a los catalanes "entre la involución y la secesión"

Un total de 62 articulistas de prensa catalana han suscrito un manifiesto conjunto en defensa del Estatuto de Cataluña, en el que se advierte de que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el texto autonómico hará elegir a los catalanes "entre la involución y la secesión". Esta iniciativa se produce seis meses después de que, el 25 de noviembre de 2009, la práctica totalidad de los periódicos catalanes publicaran un editorial conjunto que, bajo el título La dignidad de Cataluña, exponía su inquietud ante la posibilidad de una sentencia del Tribunal Constitucional restrictiva con el Estatuto.

El texto suscrito por los 62 articulistas, titulado El dilema español, sigue abierto a más adhesiones. Por el momento, ya lo han firmado el exconsejero del PSC Ferran Mascarell, el sociólogo y jurista Salvador Giner, el escritor Joan Francesc Mira, los politólogos Joan Subirats y Ferran Requejo o los periodistas Vicenç Villatoro y Pilar Rahola.

"Los pactos deben ser respetados, especialmente cuando tienen, además, la legitimidad democrática de los ciudadanos. Si las instituciones y los partidos políticos no son capaces de encontrar una salida digna a la situación actual, la realidad obligará a los catalanes a elegir entre la involución y la secesión", se advierte en el manifiesto. Los firmantes del manifiesto recuerdan que ante la sentencia de un Tribunal Constitucional "caducado, dividido, deslegitimado e internacionalmente desprestigiado", España "se encuentra a las puertas de un episodio de estricta involución política y autonómica" que sólo puede resolverse "en términos políticos y con vocación de futuro".

"Mientras otras democracias del mundo desarrollado se esfuerzan en resolver su convivencia multinacional a través del reconocimiento constitucional de su pluralismo nacional interno y de varios modelos federales de autogobierno y de gobierno compartido, España corre el serio peligro de querer cerrar judicialmente un contencioso que solo puede abordarse, gestionarse y resolverse en términos políticos y con vocación de futuro", argumentan.

Renunciar a las aspiraciones o a la Constitución

Advierten, asimismo, que si las aspiraciones "de reconocimiento y de autogobierno nacional" de los catalanes no "caben en la Constitución" sólo quedan dos salidas posibles: "o los catalanes renuncian a sus aspiracones o renuncian a la Constitución; la evolución federal y plurinacional del Estado autonómico está hoy en peligro mortal". Por ello, tras defender que el derecho colectivo al autogobierno de Cataluña presenta "unas profundas e inequívocas raíces históricas" que lo convierten "en un caso especial", recuerdan que la responsabilidad última de una solución es de las instituciones y los partidos políticos.

"La situación actual es excepcional y reclama gestos políticos excepcioales. La responsabilidad es, en primer lugar, de las instituciones y de los partidos políticos", se enfatiza en el artículo. Tras hacer un largo repaso sobre la historia de la lucha por el autogoberno catalán hasta la última reforma del texto autonómico aprobada en el Parlament, los firmantes del texto recuerdan que, "afortunadamente", Cataluña "no se encuentra hoy a las puertas de una nueva imposición violenta que vaya a aniquilar su autogobierno".

"Pero Cataluña y con ella todo el Estado sí se encuentran -se advierte en el manifiesto- en una encrucijada histórica decisiva que puede sellar (o no) el fracaso de España como proyecto político compartido y como una democracia de calidad capaz de acomodar su diversidad nacional interna". El texto, en que se define la inmersión lingüística como un "significativo éxito de integración", concluye alertando de esa necesidad a la que se verán abocados los catalanes entre la "involución y la secesión". "Y huelga decir que si este se convierte al fin en el dilema, solo existirá una opción compatible con la historia y con las aspiraciones políticas de la mayoría de catalanes actuales", finaliza.