Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saramago insta a la ONU a "imponer sus resoluciones" del Sáhara a Marruecos

El Premio Nobel de Literatura visita a Aminatou Haidar.- Se muestra favorable a que la activista acepte el pasaporte español

Arrecife de Lanzarote

El Premio Nobel de Literatura José Saramago ha instado hoy a la ONU a que "imponga a Marruecos la obligación de cumplir con sus resoluciones" sobre el Sáhara Occidental ante la huelga de hambre de Aminatou Haidar, por la que ha mostrado preocupación, y ha valorado la posibilidad de que acepte un pasaporte español.

"Lo que ha hecho Aminatou, al margen de poner en riesgo su propia vida, tendrá que servir para despertar la conciencia internacional para que se resuelva un problema que tendría que estar resuelto hace años ya", ha declarado Saramago después de entrevistarse con la activista en el aeropuerto de Lanzarote, donde permanece en huelga de hambre desde el 15 de noviembre tras negársele la entrada en El Aaiún.

"La encontré animada, con su sonrisa única y con una serenidad increíble", ha señalado sobre la situación de Haidar el escritor portugués, que está convencido de que "esta mujer está dispuesta a aceptar lo peor, y lo peor es la muerte, pero sin que le tiemble el pulso", en defensa de su demanda de que se subsane la negativa inicial de Marruecos a que entrara en El Aaiún, adonde regresaba de un viaje.

Y ante esa expectativa de un dramático final para la activista saharaui José Saramago ha respaldado los intentos que la diplomacia española ha hecho hasta el momento para poner fin a su situación. "Está acusándose mucho al Gobierno de España", ha dicho al respecto, añadiendo que "no estoy aquí para justificar al Ejecutivo español, pero, por lo menos, ha presentado cuatro propuestas", de las que "las tres primeras han sido rechazadas y no quedó claro con qué argumentos han sido rechazadas". La cuarta, la gestión de Moratinos para lograr que Marruecos le expida un pasaporte, no ha tenido mala acogida.

Saramago considera que la activista está "en todo el derecho para rechazar un pasaporte que no es el suyo, pero ella tampoco es marroquí, y tener un pasaporte marroquí o español, en el fondo, no supone una gran diferencia. Es un pasaporte", ha explicado, mostrándose así a favor de esa oferta que ha puesto sobre la mesa el Ejecutivo de Zapatero para solucionar el conflicto.

En cualquier caso, retornando a lo capital de su discurso, el escritor ha recordado que "ya es más que hora de que la comunidad internacional imponga a Marruecos la obligación de cumplir con sus resoluciones. El pueblo saharaui no puede estar esperando unos cuantos años más con gente que vive en condiciones casi infrahumanas".