Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA hace estallar tres artefactos de escasa potencia en varios locales comerciales de Palma de Mallorca

Cuatro llamadas confusas avisaron por la mañana de la colocación de las bombas.- Se investiga si una cuarta explosión tiene que ver con las acciones de los terroristas

Tres bombas de muy escasa potencia han estallado a lo largo de la tarde de este domingo en diferentes puntos turísticos del municipio de Palma de Mallorca. Ninguno de ellos ha provocado heridos aunque sí algunos desperfectos en los locales en los que han estallado. Tampoco han alterado la vida del municipio, que en estos días visitan numerosos turistas, a pesar de que han obligado al desalojo y acordonamiento de los lugares en alerta.

Según ha explicado el delegado de Gobierno en Baleares, Ramón Socías, en una comparecencia ante la prensa, se investiga si la explosión que ha tenido lugar esta mañana en el bar Nica, situado en una de las avenidas más céntricas de Palma, tiene que ver con la acción de la banda terrorista, lo que significaría que son cuatro y no tres los artefactos explosivos colocados en Palma. En un principio esta explosión se ha atribuido a una acumulación de gas en el local, pero en el caso de que se confirmase que ha sido por una bomba se confirmaría la tesis de que los terroristas han planeado el atentado desde días antes, ya que el local se encuentra cerrado al público desde el pasado viernes.

El primero de los artefactos ha estallado pasadas las 14.00 en el restaurante La Rigoletta, en el Paseo des Portitxol, frente a la playa de Can Pere Antoni, según han informado fuentes del Cuerpo Nacional de Policía. El artefacto estaba dentro de una mochila en un falso techo del baño de señoras y no ha producido heridos, aunque ha provocado algunos desperfectos en la cocina del local, situada muy próxima al baño.

"Menos mal que no he ido al baño en ese momento porque no lo cuento", ha explicado a la agencia Efe Gonzalo Peña, que se encontraba comiendo en el restaurante La Rigoletta cuando ha estallado el primero de los artefactos. Este testigo dice haber escuchado "un golpe fuerte y seco" proveniente de la cocina y los baños. "Todo ha temblado un poco, al principio pensé que era un portazo", ha dicho el testigo.

El segundo artefacto ha explotado poco después en otro restaurante de la misma zona llamado Enco, situado en el número 15 de la calle Vicari Joaquim Fuster. Este segundo artefacto también estaba colocado en los servicios del local y según ha explicado el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, Bartomeu Barceló, aunque en un primer momento se informó de que la explosión había estado controlada por los artificieros de la Guardia Civil (Tedax), en realidad ha explotado antes de que pudieran intervenir. El restaurante no ha llegado a ser desalojado, aunque no se han producido daños personales, informa Europa Press.

Desde primera hora la delegación de Gobierno y las fuerzas de seguridad del municipio han trabajado en el desalojo y el acordonamiento de unos 250 metros de playa, una de las más concurridas de Palma, ya que se trata de una zona de bares y restaurantes muy turísticos situado en primera línea de playa. Además, la zona está muy cerca de los puertos deportivos, el puerto comercial y el aeropuerto de Palma de Mallorca.

El tercero de los artefactos, que ha estallado en torno a las 18.00, ha explotado en el baño de señoras de uno de los locales de las galerías comerciales de la Plaza Mayor de Palma, aunque en un primer momento se informó de que el explosivo podía estar localizado en el Hotel Palacio Avenida. El hotel está situado en la Plaza de España, en el centro de Palma de Mallorca. La zona ha sido acordonada y el hotel ha sido desalojado como medida preventiva de seguridad.

Socías ha explicado que en este momento se investiga sobre si los artefactos han sido depositados por el mismo comando que puso la bomba lapa en Palmanova el pasado 30 de julio o bien fueron accionados mediante un temporizador programado con anterioridad. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que trabajan en la investigación de las explosiones no han podido determinar hasta ahora el momento en el que los explosivos han sido colocados, puesto que ha sido imposible recuperar los temporizadores de las bombas.

Cuatro avisos confusos

El delegado de Gobierno en Baleares ha explicado en su comparecencia que se han recibido hasta cuatro avisos sobre la colocación de los artefactos, todas realizadas desde Francia y con una voz distorsionada. La primera de las llamadas ha sido al parque de Bomberos de Calviá. Sin embargo, y en contra de lo que suele hacer ETA, el mensaje no fue repetido, se hizo muy rápido y los bomberos no pudieron tomar nota de las direcciones o el número de artefactos. Otras dos llamadas fueron realizadas a una emisora de radio taxi de San Sebastián y la tercera a un teléfono móvil de un alto cargo del Gobierno andaluz, realizadas en nombre de ETA y que han resultado confusas y difíciles de comprobar porque en ningún momento se ha hecho referencia al número exacto de artefactos y han dado direcciones erróneas, se referían a varios explosivos situados en tres restaurantes que tenían que explotar entre las 12.00 y las 18.00.

La colocación de estas bombas, a pesar de ser artefactos de muy baja intensidad, es un claro desafío al trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la isla de Mallorca, donde asesinaron el pasado 30 de julio a los agentes de la Guardia Civil Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salva, que fallecieron por la explosión de una bomba lapa adosada al coche patrulla en el que se encontraban en la localidad de Palmanova, próxima a Palma. Además, se produce en un día en el que la banda terrorista ha reivindicado mediante un comunicado enviado al diario Gara los últimos atentados cometidos en junio y julio en Vizcaya, Burgos y Palma de Mallorca, en los que han perdido la vida el inspector Eduardo Puelles y los dos agentes de la Guardia Civil Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salva.

Máxima seguridad en el aeropuerto

Si bien las medidas de seguridad en Palma se han extremado desde el atentado del pasado 30 de julio, este domingo se han reforzado las entradas y salidas tanto por carretera como por mar y aire. El aeropuerto de la localidad ha funcionado con normalidad durante todo el día, aunque se han extremado las revisiones a los pasajeros que pretenden salir de Palma, informa Rosa Jiménez Cano.

Algunas de las puertas de embarque del aeropuerto se encontraban cerradas a media tarde y a muchos otros espacios de la zona de embarque del aeródromo se desplazaron agentes del Cuerpo Nacional de Policía de uniforme y de paisano.