Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Christian Lacroix quiere quedarse con su marca

El diseñador tiene el apoyo del Gobierno francés a su oferta para hacerse con la casa de modas que lleva su nombre

El Gobierno francés ha apoyado hoy a la oferta del diseñador francés Christian Lacroix para hacerse con la casa que lleva su nombre junto al grupo italiano Borlett. A la salida del encuentro con el ministro galo de Industria, Christian Estrosi, Lacroix ha señalado que está "animado" y que quiere "continuar" con la firma, después de que se declarara en suspensión de pagos el pasado mayo. El plazo para la presentación de ofertas por Christian Lacroix, propiedad desde 2005 del grupo estadounidense Falic, acabó ayer. En 2008, la firma, que tiene 124 empleados, registró unas pérdidas de diez millones de euros.

En el caso de que el administrador judicial opte por la oferta del diseñador -hay dos más, la de la consultora Bernard Krief Consulting y otra que ofrece un euro por hacerse con el control de la casa-, Lacroix se ha comprometido a realizar "todo aquello que se frenó en el pasado". "Vamos a dejar de hacer prêt-à-porter de gran difusión por el momento, para concentrarnos en la alta gama, con productos que estarían entre la alta costura y el prêt-à-porter de lujo", ha afirmado el creador.

"Confiado" por el apoyo del Ejecutivo

Lacroix ha comentado, en este sentido, que "es una casa que no tiene todavía el perfume que merece, lo que es un aspecto que queda por desarrollar, así como una línea de baño". En cuanto a los despidos, que también contempla su oferta, el diseñador ha explicado que se van a "intentar salvar el máximo número de empleos con el plan" que propone. El creador francés se ha reconocido "confiado" por el apoyo del Gobierno y de la gente de la calle, que le desea buena suerte, lo que le da muchos ánimos y valor.

En representación del Gobierno, Estrosi ha apuntado que Lacroix "es una personalidad que representa un patrimonio importante de la cultura, del saber hacer y de la alta costura francesa, a la que ha contribuido durante años". "El Gobierno quiere dejar testimonio hoy de su solidaridad al plan que ayer presentó Lacroix, con la esperanza de que sea el mejor", ha dicho el titular de Industria, aunque ha puntualizado "que será el administrador quien elija".

El pasado julio, Lacroix firmó la que se teme sea su última colección en la Semana de la Moda de París. Fueron 24 diseños con telas de otros años, que salieron adelante gracias a todo tipo de ayudas.