Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos diputados 'espiados' no asisten al pleno que exculpa a la Comunidad de Madrid

La oposición ha interpretado estas ausencias como una señal de protesta a las conclusiones del PP, que ha reiterado que no ha existido trama de espionaje

El pleno de la Asamblea de Madrid ha aprobado -con 65 votos a favor y 50 en contra- el dictamen que exculpa a la Comunidad de la supuesta trama de espionaje a políticos del PP contrarios a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, sin el voto de los diputados autonómicos Alfredo Prada y Carmen Rodríguez Flores, que no han asistido a la sesión. La oposición ha interpretado estas ausencias como una señal de protesta a las conclusiones de los populares, que han reiterado "que nunca ha existido una trama de espionaje político en la Comunidad de Madrid ni amparada, ni auspiciada, ni impulsada, ni conocida por este Gobierno", según ha afirmado Aguirre.

"¿Se ha fijado en que tiene dos sillas vacías, dos disidencias de carácter político, señora Aguirre?", ha destacado la portavoz de IU, Inés Sabanés, una observación que también ha realizado la portavoz socialista, Maru Menédez, quien ha afirmado que "el espionaje ha existido, como piensan "algunos de los que no están aquí".

El PP y la oposición repiten sus discursos

Tanto los populares como los miembros de la oposición han repetido durante el debate los argumentos esgrimidos en las sesiones anteriores. Mientras que el PP ha reiterado que ni PSOE ni IU han podido demostrar el "más mínimo vínculo entre los partes y la Comunidad de Madrid", lo que demuestra que sólo contienen falsedades, la oposición ha criticado que "no se tengan en cuenta los partes" por tan sólo "unos errores en la datación de fechas". El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y el ex consejero Alfredo Prada, dos de los cargos políticos del PP espiados, aseguraron que los partes publicados por EL PAÍS, que reflejaban seguimientos a sus personas -y que el PP tachó de "falsos"- coincidían con sus agendas.

La falsedad de la trama ha sido el eje argumental del PP. Esperanza Aguirre ha subrayado que "gracias a la documentación que solicitó la comisión y a los 11 comparecientes que han declarado, se ha puesto de manifiesto que nunca ha existido trama de espionaje". La presidenta ha sugerido que los socialistas siguen "ere que erre" con el espionaje "porque no quieren que se hable de los siete mil parados al día de Zapatero".

El PP ha querido, además, subrayar su "transparencia" en la comisión frente a la "opacidad" de los socialitas y ha recordado que los distintos responsables de la consejería de de Presidencia, Justicia e Interior han comparecido y "han respondido bajo juramento a todo" lo que PSOE e IU "han querido plantear". El portavoz del PP, David Pérez, ha concluido que "no pueden existir espiados porque no ha habido espionajes" y ha acusado a la oposición de "sobreactuar un discurso de victimismo democrático", de haber mentido y de no "demostrar absolutamente nada".

PSOE e IU han sostenido, en cambio, en sus conclusiones que "ha existido espionaje" y han apuntado directamente a Esperanza Aguirre como "máxima responsable de la trama", que se realizó desde la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, por lo que han exigido la dimisión o el cese de su consejero, Francisco Granados.

La portavoz socialista, Maru Menédez, que ha relacionado la trama de espionaje con las luchas internas del PP, ha calificado el cierre de la comisión de "catástrofe moral" y ha pedido también la dimisión de la presidenta de la Comunidad: "Señora Aguirre, salga de la presidencia o la sacarán los ciudadanos por la puerta de atrás".