Parquímetros en Madrid: ¿te cobro 20 y te doy 16?

Automovilistas Europeos Asociados denuncia que los contadores cobran un millón de más al año gracias a dos tretas.- El Ayuntamiento responde que es "falso" pero admite que hubo "un problema técnico ya subsanado" aunque "nadie pagó de más"

Un tique de aparcamiento de 16 minutos en lugar de 20 que la asociación aporta como prueba del error.
Un tique de aparcamiento de 16 minutos en lugar de 20 que la asociación aporta como prueba del error.

Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha denunciado este martes haber detectado que "numerosos parquímetros" de Madrid capital realizan cobros "irregulares" por su "deficiente funcionamiento" y estima en al menos un millón de euros al año el dinero pagado indebidamente por este motivo. Mario Arnaldo, presidente de AEA, ha explicado a esta web que son dos las tretas: una imprimir tiques de 16 minutos cuando el usuario paga 20 y otra, retrasos de uno y dos minutos respecto el horario oficial, con lo que se abona por minutos ya transcurridos. El coordinador general de Movilidad, Fernando Autrán, califica de "falsa y carente de todo rigor" la denuncia, aunque admite que efectivamente hubo máquinas que expedían resguardos de 16 minutos a causa de un "problema informático puntual" ya subsanado y que no se ha repercutido en los usuarios. "Nadie ha pagado de más y no ha tenido ninguna consecuencia" en forma de multa, sostiene Autrán.

Más información
"Hubo una contestación social como nunca antes"
Parquímetros deficitarios y los que se escaquean del IBI
Ordenanza del SER
Una juez declara ilegales los parquímetros fuera de la M-30
Los vecinos exigen que se retiren los parquímetros tras la sentencia

Mario Arnaldo ha explicado en una conversación telefónica con ELPAÍS.com que realizaron un estudio en Madrid tras recibir "numerosas quejas" de sus socios que apuntaban a un mal funcionamiento de los relojes de los parquímetros del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). Para comprobar la veracidad de las críticas, realizaron una "muestra aleatoria" en parquímetros de ocho barrios de Madrid (Gaztambide, Jerónimos, Almagro, Lista, Cuatro Caminos, Vallehermoso, Castillejos y Chopera), en los que se han detectado dos tipos de "irregularidades" que suponen para esta asociación "una grave lesión de los derechos de los automovilistas, como consumidores". Por una parte se han detectado parquímetros que reflejan en los tiques un menor tiempo de estacionamiento autorizado que el abonado realmente por el automovilista. En concreto, se pagan 0,50 céntimos para estacionar 20 minutos en zona verde y el tique marca 16 minutos. Se trata de una merma del un 20% del precio pagado.

Uno o dos minutos de desfase

La segunda "deficiencia" detectada es la "más numerosa" y se ha producido en un 40% de los casos analizados. Se trata de un desfase horario entre la hora legal y la hora que refleja el parquímetro. Los parquímetros atrasan uno o dos minutos,sobre todo dos, con lo que el automovilista al abonar su tique "paga por un tiempo que ya ha transcurrido y que no ha disfrutado". Por ejemplo, "un recibo obtenido en un parquímetro de zona verde del barrio de Jerónimos a las 12.00 (hora oficial), que tendría que permitir estacionar hasta las 12.20 sólo deja hasta las 12.18, porque la hora del parquímetro atrasa dos minutos y donde debe indicar 12.00, indica 11.58". Según AEA, "la Ley de Metrología establece que cualquier aparato que sirve para pesar, medir o contar tiempo tiene que estar controlado y certificado por el Centro Nacional de Metrología", que es quien controla, por ejemplo, que nos den la gasolina y los tomates que pagamos, y no menos, y que el radar no te multe por ir a 120 cuando ibas a 100.

Desde hace más de 10 años, recuerda, AEA ha venido denunciando que los parquímetros utilizados por los ayuntamientos para regular el estacionamiento "carecen de la homologación necesaria desde el punto de vista metrológico, por lo que no serían validas las sanciones impuestas en base a un control horario no adverado (certificado)". Según el estudio jurídico realizado desde entonces por la asociación, "las denuncias por rebasar el tiempo de estacionamiento, formuladas tanto por los agentes como por los controladores del SER, la ORA, OLA, o la OTA, según las diferentes nomenclaturas utilizadas por los distintos ayuntamientos, se basan en la medición efectuada por parquímetros no sometidos al preceptivo control metrológico de homologación y revisiones periódicas, y por tanto, no tienen validez jurídica alguna". Así, aunque sólo han realizado el estudio en Madrid, sostienen que ocurre lo mismo en todas las ciudades españolas en las que hay estacionamiento regulado. "En todas subyacen los mismos problemas de falta de control metrológico y de falta de homologación", subraya Arnaldo.

De acuerdo con los datos de facturación (70.212.163 ) y el número de parquímetros operativos en 2007 (1.402 en zona azul y 2838 en zona verde), AEA estima que por el tipo de anomalía detectada el Ayuntamiento de Madrid podría recaudar irregularmente más de un millón de euros al año. A eso habría que añadir, dice, la recaudación por multas impuestas indebidamente (unos 400.000 expedientes) por rebasar unos tiempos máximos de estacionamiento no certificados. Por este motivo, la asociación va a pedir hoy por escrito al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, el precinto inmediato de los parquímetros y la suspensión del servicio del estacionamiento regulado mientras no se garanticen los derechos de los automovilistas madrileños. También pedirá la cancelación inmediata de unas 400.000 denuncias que considera formuladas a partir de un control horario erróneo y la apertura de una investigación "sobre unos hechos que pudieran ser constitutivos de determinadas figuras contempladas en el Código Penal, teniendo en cuenta que se han impuesto sanciones de tráfico en base a un control horario incierto".

Desde el Ayuntamiento, Fernando Autrán rechaza tajantemente que se hayan producido denuncias o cobros indebidos o irregulares en los parquímetros de Madrid. "La denuncia es total y absolutamente falsa y carente de todo rigor", sostiene, para añadir que AEA pretende "convertir una mera incidencia como es un error informático puntual en una interpretación negativa de todo un servicio". Así, Autrán niega la mayor, pero admite que sí hubo un problema y desde enero ciertos parquímetros del centro expedían tiques por 16 minutos y no 20. El fallo "es cierto y real" y se debió a un "error informático puntual", según el consistorio, que se produjo el día 2 de enero, pero no en ocho barrios sino en un sólo, en la zona 2 del SER, en concreto en el distrito de Salamanca. Y no en todos, "sólo en los parquímetros verdes y en el tramo de tarifa mínima", es decir, los famosos 20 primeros minutos.

20 minutos de gracia

Se debió a un problema en el "proceso de telecarga de las nuevas tarifas" de 2009, que entraron en vigor el día 1, y se detectó "de inmediato", al día siguiente. En un primer momento afectó "a 400 aparatos de esa zona de los más de 4.200 que hay en servicio" y en la mayoría de los casos se subsanó poco después al volver a transmitir los datos. El proceso se repitió tres veces pero aún así quedaron "40 parquímetros" que durante "26 días" funcionaron mal. "Pero se ha ido corrigiendo la situación desde el día 2 y a día de hoy ya está completamente subsanado el problema. Todos los parquímetros operan ya correctamente", precisa Autrán por teléfono a ELPAÍS.com. El coordinador de Movilidad asegura que "nadie ha pagado de más" y que, además, este error "no ha tenido ninguna consecuencia" en forma de multa. "Mientras se corregía a nivel técnico, se informó del fallo a los controladores y se les dio orden de que añadieran 10 minutos a los 10 minutos de gracia que ya se concede a los infractores", de modo que los 16 minutos que figuraban en los tiques se convirtieron en 36 antes de acabar denunciado. "Nadie ha sido denunciado como consecuencia de este fallo informático", ha hecho hincapié Autrán. Sin embargo, Mario Arnaldo asegura haber comprobado hoy mismo que sigue sucediendo: "He ido con una cámara a Maldonado esquina con General Pardiñas y la máquina me ha dado un tique de 16 minutos".

Sobre la falta de control metrológico, Autrán rebate la crítica apelando a un argumento de autoridad y no de uno sino de dos ministerios. "Tanto Fomento como Ciencia y Tecnología nos han comunicado que los parquímetros están exentos de este control, no necesitan someterse a esa supervisión", aclara. "Es falso que nos saltemos un control que la ley no exige", añade, a lo que Arnaldo responde que se amparan en un "vacío legal". "Lo mismo sucedió con los alcoholímetros y los surtidores, que hubo que denunciar para que se ajustaran a la ley", explica. Autrán también niega que no estén "homologados". "Los aparatos están homologados para toda Europa por la Norma CEN nº 12-4-1-4". Por último, tampoco es cierto que se cobre indebidamente por desfases horarios. "Puede haber pequeños retrasos pero no se puede generalizar. Además, los parquímetros y las PDA de los controladores están en permanente contacto y lo que marcan unos es lo que recogen otros". Así, si el reloj del aparato dice que son las 11.15, aunque sean las 11,16, la máquina que usan para poner multas recoge la misma hora. "La denuncia no tiene ningún rigor, no se puede dudar de la bondad del servicio", sentencia Autrán. "No me lo creo, no me fío de un Ayuntamiento que me ha cobrado de más sin advertírmelo", responde el presidente de AEA.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS