Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Botella registrará tu cubo de la basura

La nueva ordenanza de limpieza de Madrid multará con hasta 750 euros a las comunidades de vecinos que no reciclen.- Se multarán las pintadas con hasta 6.000 euros y abandonar el coche, con 3.000

Los ayuntamientos tienen la obligación desde 1998 de recoger de forma selectiva los residuos. La novedad que introduce esta ordenanza es que, a partir de ahora, los vecinos de la capital estarán también obligados a separar en origen las basuras. En los últimos años se han tomado medidas para aumentar la concienciación ciudadana y de hecho el cuerpo de inspectores ya miraba en la basura. Medio Ambiente mandaba cartas de aviso a las comunidades en las que se detectaban irregularidades. Pero los técnicos no iban con el libro de multas bajo el brazo. Además, se van a regular los puntos limpios para "evitar los vertidos incontrolados y aprovechar los residuos", especialmente los destinados los deshechos tecnológicos -móviles, ordenados...-, que han crecido exponencialmente. Madrid tiene, según lo expuesto por la concejal, tiene 15 puntos limpios fijos y 104 móviles en los 21 distritos.

La nueva ordenanza, que se cambia por primera vez en 23 años, es mucho más amplia y abarca desde los graffitis al reciclaje pasando por los coches abandonados en la calle. En cuanto a los graffitis, una práctica cuya limpieza cuesta al Ayuntamiento seis millones de euros al año, las multas aumentarán y mucho, ya que se les coloca un cero más. Así, serán de hasta los 3.000 euros para las infracciones leves (ahora están en 300 euros) y hasta 6.000 las que se consideren graves (ahora, 600). Además, se repercutirá en los autores el coste del servicio de limpieza. Aunque, eso sí, los graffiteros siempre podrán optar por sustituir la multa por trabajos en beneficio de la comunidad. En lo que va de 2008 se han borrado 96.000 metros cuadrados de pintadas.

Ni tirar basura por la ventana ni reparar coches

Para los coches que crían malvas en las calles, Botella ha preparado multas de hasta 3.000 euros, ya que la normativa considera "infracción muy grave" el abandono de vehículos en la vía pública. Además de los 3.000 euros, el desconsiderado conductor deberá sufragar el traslado de su coche al desguace. Además, esta normativa recoge un rosario de acciones que no se podrán realizar en la calle por su "incidencia en la limpieza". Y son: reparar vehículos en la vía pública, arrojar residuos desde ventanas, almacenar residuos fuera de los contenedores y sacos de obra -que deberán estar tapados entre las ocho de la tarde y las ocho de la mañana-, abandonar trastos viejos en la vía pública, introducir materias encendidas o inflamables en papeleras y contenedores y dejar publicidad en vehículos estacionados.

En cuanto a los animales, la norma prohíbe dar de comer a animales ensuciando la calle y recuerda a los propietarios de los animales la obligación de recoger las deyecciones bajo pena de multa -el año pasado, se recogieron 1.198,5 toneladas de excrementos caninos-. Tampoco está permitido el asear a los animales en espacios públicos. Botella da también un toque de atención a los que organizan actos públicos, que "deben garantizar que no se ensucie la vía pública" y a los que se les podrá "exigir fianza" para cubrir los costes derivados, si los hubiera, "de los trabajos extraordinarios de limpieza". Están excluidos expresamente "los actos relacionados con el ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas".