Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA condiciona la declaración de una tregua a movimientos previos del Gobierno

La banda terrorista pide que se reconozca el derecho de autodeterminación y se "desactiven" las Fuerzas de Seguridad del Estado

La banda terrorista ETA condiciona la posibilidad de declarar una tregua a movimientos previos de los Gobiernos español y francés, desde el reconocimiento del derecho de autodeterminación hasta la "desactivación" de las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE), en su último zutabe, boletín interno de la organización, correspondiente al mes de diciembre.

La dirección de la banda terrorista afirma en ese boletín, según recogen hoy El Correo y El Diario Vasco, que "está aburrida" de las continuas peticiones de tregua que le hacen. "A quienes les tienen que pedir una tregua -aconseja la dirección etarra-, es a los Gobiernos español y francés".

Se trata de la primera vez que ETA plantea de manera abierta una declaración de máximos para declarar una tregua. En el último comunicado de la organización, fechado el pasado 24 de noviembre, no se mencionaba esa palabra. Y hasta este zutabe, el de diciembre, había obviado cualquier referencia al desarme del IRA.

La banda considera que las lecciones que deben extraerse del proceso de paz irlandés hay que buscarlas en la postura de los partidos. "España y Francia deberían reconocer el derecho de autodeterminación de Euskal Herria" como paso previo y asumir "que la solución al conflicto debe llegar a través del diálogo y de un acuerdo entre todos los agentes". En este punto y sobre el cese unilateral de sus actividades, ETA dice que "los pasos de una sola parte o una tregua no traen la solución. Al contrario, los pasos en falso son perjudiciales para el pueblo". En este sentido, reitera que "las peticiones de tregua deberían desviarse a los Gobiernos español y francés". Y prosigue que los Ejecutivos de José Luis Rodríguez Zapatero y Dominique de Villepin "deberían demostrar su voluntad de dar una salida democrática al conflicto".

La organización terrorista solicita "llegar a un proceso de negociación" y que Madrid y París se comprometan a "respetar la palabra y lo que decida Euskal Herria". La banda concluye que los partidos deberían "pedir una tregua a Francia y España", y que ambos países "desactiven sus fuerzas armadas y paren las acciones contra Euskal Herria, como primer paso".

El documento, además de hacer oficial la expulsión de quien fuera el máximo dirigente militar de ETA durante la década de los 80, Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y de otros cinco cualificados e históricos dirigentes y militantes por abogar por el abandono de las armas, critica al sindicato nacionalista ELA/STV por "no implicarse en la construcción de Euskal Herria" y publica las direcciones personales de tres empresarios vascos amenazados por no pagar el impuesto revolucionario.