Moratinos niega indicios de delito en los 'vuelos de la CIA' pero dice que reforzará los controles

El ministro de Exteriores comparece ante la Comisión de Asuntos Exteriores para explicar la escala en España de aviones de EE UU que supuestamente transportaban a personas detenidas ilegalmente

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha comparecido hoy ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso para dar explicaciones sobre la escala en aeropuertos españoles de aviones supuestamente fletados por la CIA para el traslado de personas detenidas ilegalmente. Moratinos ha explicado que la investigación policial y judicial no ha mostrado indicios de delito, y Estados Unidos ha negado los hechos. En cualquier caso, se ha comprometido a que el Gobierno reforzará los controles a los vuelos civiles que hacen escala en nuestros aeropuertos.

Más información

Moratinos ha dejado claro que tanto las pesquisas realizadas por la Guardia Civil por orden judicial como las consultas realizadas por Exteriores ante las autoridades de Estados Unidos concluyen que no hay indicios de delito en las escalas de vuelos norteamericanos en el aeropuerto de Palma de Mallorca. En cuanto a las escalas en los aeropuertos de las Islas Canarias (por vuelos de repatriación de inmigrantes con dirección a África; vuelos militares; y vuelos civiles), también se produjo una investigación judicial y consultas por parte de Exteriores, con idénticos resultados.

El ministro de Exteriores ha resaltado que, a diferencia de otros países en los que se investiga la detención ilegal de personas, en España sólo está siendo analizado un posible uso ilícito del permiso concedido a Estados Unidos para que sus vuelos hagan escala aquí. Moratinos ha explicado, eso sí, que si las autoridades españolas cuentan con indicios de que se podría estar cometiendo un delito en el interior del aparato durante una escala en suelo español, tendría jurisdicción para intervenir. En cualquier caso, el ministro ha añadido que el asunto "ha tomado dimensión europea", pues el Gobierno británico de turno de la UE ha pedido explicaciones al respecto de estas escalas a la Secretaria de Estado norteamericano. Además, el Consejo de Europa ha iniciado una investigación.

Moratinos ha querido puntualizar que las escalas técnicas de vuelos fletados supuestamente por la CIA se remontan a 2001. Durante el Gobierno del Partido Popular, con José María Aznar como presidente, se flexibilizaron los controles a los que se someten a los aviones estadounidenses que sobrevuelan o hacen escala en España. El conocido como Protocolo de Enmienda al Convenio de Cooperación para la Defensa permite otorgar autorizaciones genéricas con validez por tres meses en lugar de individuales, y elimina la obligación de notificar "el tipo y finalidad de la misión". Sigue siendo obligatorio eso sí presentar el plan de vuelo, por lo que las autoridades españolas saben si se ha producido algún viaje directo entre España y la base de Guantánamo, donde Estados Unidos mantiene encarceladas a 500 personas al margen de la justicia.

Así pues, el Ministerio de Defensa no pregunta qué hay en los aviones norteamericanos que hacen escala en España, ni los inspecciona, pero Estados Unidos violaría el citado convenio si trasladará en ellos a presos ilegales, pues el texto no da permiso para que paren en España aparatos con "pasajeros o carga que pudieran ser controvertidos para España". Cuando saltó a los medios la noticia, en marzo, Exteriores pidió explicaciones a la Embajada de Estados Unidos en Madrid. La respuesta fue que "las leyes españolas no han sido violadas", pero no se ofreció detalles para no "perjudicar las operaciones". La investigación judicial en Baleares no ha hallado indicios de delito pero si datos sospechosos (por ejemplo, que la mayoría de la tripulación de esos aviones ostentara rango diplomático). El Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, considera que con los datos que obran en su poder no cree que haya "indicios delictivos relevantes".

Horas antes de su comparecencia ante el Congreso, en los Desayunos Informativos de Europa Press, el ministro ha lanzado un mensaje de "tranquilidad y serenidad" puesto que, en su opinión, el Gobierno ha actuado en todo momento "conforme a la ley" y no hay motivo para "inquietudes". Así las cosas, Moratinos avanzaba que su comparecencia de la tarde serviría para informar "con luz y taquígrafos" y a partir de datos proporcionados por todos los ministerios. La decisión de que fuera Moratinos quien compareciera se tomó tras un vivo debate, y tras valorar la posibilidad de que fuera el ministro de Defensa, José Bono, o el de Interior, José Antonio Alonso, los que lo hicieran. Ayer el Ejecutivo se negaba a que su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, contestara en el pleno del Congreso a una pregunta de Izquierda Unida sobre este tema y a que comparecieran en la Comisión de Secretos Oficiales Bono, Alonso y el director del CNI. A cambio, ofrecía "la máxima transparencia" por parte de Moratinos.

La polémica venta de barcos a Venezuela

El ministro de Asuntos Exteriores también se ha referido esta mañana a la venta de material militar a Venezuela por parte de empresas españolas, que ayer fue censurada por EE UU, y ha afirmado que no perjudicará a las relaciones bilaterales, ya que se trata de un acuerdo "entre empresas". Moratinos ha reconocido que EE UU podría "vetar" la venta a Venezuela de algún componente específico de los que se fabrican en España bajo su licencia, y ha afirmado que desconoce "si eso impediría la realización" del contrato. Ha recalcado que, en todo caso, "corresponde" a las empresas encargadas de la fabricación de los 12 aviones y las ocho fragatas que componen este material, EADS-CASA y Navantia, analizar "en qué condiciones están para llevar a cabo o no este tipo de contratos". Si "se han involucrado" es porque "creen que lo pueden llevar a cabo", ha concluido.

Lo más visto en...

Top 50