Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los vascos aboga por la redacción de un nuevo Estatuto, según una encuesta del CIS

La opción de gobierno preferida por los consultados era una coalición entre el PNV y el PSE.- El 51,5% discrepa de la ilegalización de Batasuna

Un día después de la reelección como lehendakari de Juan José Ibarretxe, el CIS ha hecho pública una encuesta postelectoral que revela que el 24,3% de los vascos hubiera preferido un Gobierno formado por PNV-EA-EB y PSE, frente a un 15,9% partidario de un Ejecutivo de PNV-EA-EB y un 14,8% que apostaba por un pacto de Gobierno entre el tripartito y EHAK. Según el sondeo, un 48,4% de los encuestados aboga por la redacción de un nuevo Estatuto vasco en la que participen todos los partidos.

Casi la mitad de los vascos desea abrir un proceso de reforma del Estatuto de Gernika en el que participen todos los partidos políticos y un 51,5% manifiesta su disconformidad con la ilegalización de determinadas organizaciones políticas, según la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas realizada a 2.466 ciudadanos de 76 municipios de las tres provincias vascas entre el 22 de abril y el 10 de mayo, es decir, inmediatamente después de las últimas elecciones al Parlamento vasco.

Frente al 48,4% que defiende un nuevo Estatuto para Euskadi, un 18% se muestra partidario de reiniciar el debate sobre el plan Ibarretxe -aprobado en la Cámara de Vitoria y rechazado después por el Congreso de los Diputados- y un 10,1% cree que el actual Estatuto de Gernika funciona bien y no hay razón para cambiarlo.

Un dato significativo es que el 51,5% de los vascos se muestra muy (24,9%) o bastante en desacuerdo (26,6%) con las ilegalizaciones de algunas listas electorales, algo con lo que sólo el 23,9% se muestra muy (6,8%) o bastante (17,1%) de acuerdo, y que deja indiferente al 13,1% de los ciudadanos.

El sondeo también refleja que el 60,6% de los encuestados considera positivos los resultados de las últimas elecciones autonómicas, en las que no hubo mayorías absolutas, si bien la opción de gobierno preferida, con un 24,3%, era un pacto entre el PNV y el PSE-EE, que finalmente no se ha producido. El 15,9% apostaba por un Gobierno en minoría, similar al de la anterior legislatura y que se reeditará en esta. El 14,8% de los consultados hubiera preferido un pacto de Gobierno entre el PNV y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK en sus siglas en euskera) y un 12,6% cualquier otra forma de gobierno. Un alto porcentaje, el 30,4% de los encuestados, no se pronunció al respecto. Los ciudadanos creen que un Gobierno de PNV y PSE sería el más capacitado para gestionar la economía, lograr la paz, garantizar la estabilidad política y encauzar las relaciones del País Vasco con el resto de España.

A la hora de ir a votar, el 60,6% dice que tuvo poco (26,5%) o nada (34,1%) en cuenta la posición de los partidos ante el plan Ibarretxe, mientras que el 31,7% reconoce que lo tuvo muy (6,5%) o bastante (25,2%) en cuenta. Ante esta propuesta soberanista, las opiniones siguen enfrentadas. El 30,6% se muestra muy (6,9%) o bastante a favor (23,7%) y el 30,3% se posiciona bastante (18,8%) o muy en contra (11,5%). El 23,6% no opina ni una cosa ni otra.

La sociedad vasca también muestra en el sondeo su división ante el nacionalismo. El 38,5% se siente tan vasco como español, el 26% únicamente vasco, el 21,8% más vasco que español, el 4,3% más español que vasco y el 3,8% únicamente español. Sólo el 53,8% entiende el euskera, el 41,4% lo lee, el 37,2% lo habla con fluidez y el 33,7% lo escribe correctamente.

Sube la preocupación por la inmigración y la vivienda

Las principales preocupaciones de los españoles continúan siendo el paro (56,1%) y el terrorismo y ETA (41,8%), según el barómetro del CIS de mayo, que muestra que ambos porcentajes han bajado desde abril, en tanto que aumentan los dos que les siguen: inmigración (27,7%) y vivienda (23,3%).

Los 2.500 encuestados del 13 al 22 de mayo en el estudio dado a conocer hoy por el CIS mencionan espontáneamente el desempleo, por cuarto mes consecutivo, como la primera preocupación en España. No obstante, en relación con el mes anterior, el porcentaje ha bajado 5,3 puntos (del 61,4 al 56,1%), al igual que ocurre con el terrorismo y ETA, que decrece en casi 8 puntos (desde el 49,7 hasta el 41,8%). Al mismo tiempo, son un 27,7% los que declaran que la inmigración es un problema, frente a los 23,6% de abril, y un 23,3% los que señalan la vivienda, un 1,7 más, con lo que estas dos cuestiones continúan su ascenso en la lista de preocupaciones.

En cuanto a los temas que más afectan personalmente a los encuestados, se colocan en primer lugar las situaciones particulares (29,1%), seguidas del paro (23,2%), los problemas económicos (21,3%) y la vivienda (15,8%).

Además, la situación política es mala o muy mala para más de la cuarta parte de los encuestados (26,1%), con lo que esta opinión sigue predominando sobre el 24% que la considera buena o muy buena. Esta percepción negativa de la situación política aparece en los últimos barómetros del CIS desde marzo, ya que en febrero eran más los españoles que tenían una visión positiva. En cuanto a las perspectivas económicas de futuro, son más los pesimistas (26,4%) que los optimistas (13,8%), si bien la mayoría de los encuestados (45,7%) considera que la situación económica de España será igual dentro de un año.

La mitad de los españoles se declara muy o bastante satisfecho con el trabajo que realiza y sólo un 14% opina lo contrario, mientras que el 80% prefiere mantener el horario español de comidas y cenas frente al europeo.