Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El buque 'Galicia' navega ya rumbo a Indonesia con ayuda humanitaria y personal médico

España envía 60 toneladas de ayuda, tres potabilizadoras de agua y 240 militares para socorrer a las víctimas del 'tsunami'

El buque Galicia ha partido este mediodía del puerto de Alicante con dirección a Sumatra (Indonesia), cargado con 60 toneladas de ayuda humanitaria, tres plantas potabilizadoras de agua y 240 militares, en un acto presidido por los príncipes de Asturias y al que han asistido miles de ciudadanos para mostrar su solidaridad con las víctimas del maremoto. En la despedida del buque, que llegará a su destino el próximo 2 de febrero, don Felipe ha manifestado su deseo de que el Galicia "se erija en símbolo de toda la ayuda que la nación española ha puesto en marcha".

Don Felipe y doña Letizia, acompañados del ministro de Defensa, José Bono; del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y del alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, entre otras autoridades, han presidido entre salvas de honor una solemne y emotiva ceremonia, que terminado con aplausos a la salida del buque, acompañado por decenas de veleros y pequeñas embarcaciones. La despedida del Galicia ha contado con toda la solemnidad de este tipo de actos. Las sonaron por primera vez al incorporar la Bandera, y recibieron después a los Príncipes, quienes, desde una tribuna de honor, escucharon el Himno Nacional. Antes de subir a la cubierta para saludar a los militares, la mayoría voluntarios, el príncipe ha trasladado el "mas sincero ánimo y apoyo" del Rey y el respaldo de la Corona.

Don Felipe ha añadido, en su nombre y en el de la princesa de Asturias, que su presencia respondía a su deseo de transmitir su apoyo a autoridades, voluntarios y "españoles de buen corazón, que se encuentran volcados en esta respuesta solidaria para ayudar a las víctimas del maremoto", que nos necesitan "más que nunca". Como en su momento hicieron los Reyes, el príncipe ha manifestado "su consternación" y su "profunda condolencia ante la terrible tragedia que tanta destrucción ha causado". El heredero de la Corona ha subrayado la gran respuesta del pueblo español ante la tragedia y ha agradecido a los militares y voluntarios que viajan en el buque "su apoyo y solidaridad", como los de los "numerosos compatriotas que acudieron allí desde que se produjo el maremoto".

La misión del 'Galicia'

Bono también ha subrayado la labor de los participantes en esta misión, denominada Respuesta solidaria y con un coste de 7,8 millones de euros, quienes "portan el sentimiento de la ayuda y la solidaridad" de los españoles hacia las víctimas del maremoto. Tras agradecer la presencia de los príncipes, Bono ha explicado que el Gobierno ha querido que el Galicia salga en un acto como el de hoy para evidenciar el "apoyo y cariño hacia los soldados y marineros que van al lugar de la catástrofe". Con este contingente, España es "uno de los primeros países del mundo con presencia de ayuda militar en Indonesia". El grueso de las 60 toneladas de ayuda lo constituyen arroz, agua potable, productos higiénicos y material sanitario, como sueros, instrumental quirúrgico y desinfectantes.

A este contingente, cuya recogida ha sido coordinada por Defensa y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), se suman productos químicos de depuración y tres potabilizadoras. La capacidad de asistencia de esta operación se amplia con las instalaciones médicas y sanitarias que ofrece el buque, dotado con una UVI, dos quirófanos y varias salas de atención facultativa. La unidad sanitaria embarcada en el Galicia está formada por un equipo quirúrgico y otros tres médicos, integrados por generalistas, pediatras, ayudantes técnicos sanitarios y personal de apoyo. Estas instalaciones médicas permitirán atender a los afectados por las consecuencias del maremoto que precisen de estos servicios, ya que el buque Galicia dispone de dos helicópteros, clase Augusta, aptos para el traslado tanto de personas como de material, así como de dos lanchas de desembarco.

Antes de llegar a su destino, en una travesía que durará unos 21 días, el buque navegará por aguas del Mediterráneo, Canal de Suez, Mar Rojo y Arabia, para hacer escala en Yibuti, donde se incorporarán unos 125 efectivos del Mando de Ingenieros de Salamanca. En concreto, la labor española de ayuda se desarrollará en la zona de Medan, donde el seísmo arrasó más de medio millón de viviendas y a pocos kilómetros de la ciudad de Aceh, epicentro del maremoto. Una vez allí, acometerán labores de asistencia sanitaria, distribución de alimentos, desescombro, canalización y reconstrucción de edificios. Para el desarrollo de esta operación, Defensa ha dispuesto un contingente cercano a los 600 efectivos, de los que 240 navegan en el Galicia. Dentro de esta misma operación,, dos aviones de transporte Hércules y tres Casa CN-235 fueron enviados el pasado lunes, junto a otro contingente militar, al sudeste asiático con más ayuda humanitaria.