Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

Los fuertes vientos de poniente acercan la gran mancha de fuel a 33 millas de Finisterre

El mal estado del mar impide el trabajo de los barcos que recogen el vertido del 'Prestige'

Las condiciones meteorológicas han empeorado en las últimas horas en el litoral gallego lo que está provocado el movimiento de la gran mancha de fuel del Prestige hacia la costa de Finisterre. El culpable es el viento de poniente, que está empujando miles de toneladas de vertido a la costa. La nueva marea negra ha avanzado en tan sólo 24 horas 22 millas (40 kilómetros). La gran masa negra de vertido se encuentra ahora a 33 millas del litoral, según informa la cadena SER.

Las predicciones del Instituto Nacional de Meteorología para mañana tampoco son esperanzadoras. En su página en Internet, el INM anuncia "fuertes vientos de componente oeste en el litoral norte de Galicia", justamente la zona de la costa gallega amenazada de nuevo por el vertido.

Además, los anemómetros de la costa occidental gallega, de Vigo a Camariñas, marcan viento de poniente moderado, con rachas fuertes. El estado de la mar es malo: oleaje de 4 a 6 metros. Es viento de mar a tierra que al menos durante hoy y mañana seguirá soplando en la misma dirección y con la misma intensidad.

La evolución probable para los próximos días, según el meteorólogo de la cadena SER, Florenci Rey, indica que el sábado por la mañana el poniente perderá intensidad. Por la tarde se volverá a reforzar. El domingo girará a noroeste y el lunes se espera viento de norte.

Además, el mal estado del mar impide el trabajo de los barcos que recogen el fuel de la gran mancha vertida por el Prestige. Distintas fuentes han apuntado que la predicción meteorológica apunta a vientos del suroeste, rolando a noroeste, y una altura de olas de dos a cuatro metros, condiciones que impiden el trabajo de los barcos, aunque se continuará con los reconocimientos aéreos.

2.100 toneladas retiradas en las playas

El dispositivo de lucha contra la contaminación dispone en estos momentos de 14 barcos españoles y siete buques extranjeros de limpieza, y se espera que a lo largo de esta semana lleguen otros seis más, procedentes de Noruega, Dinamarca, Italia y Francia.

Por otra parte, los servicios de lucha contra la contaminación han retirado hasta ahora de las playas gallegas 2.100 toneladas de residuos procedentes del buque. Casi 800 personas trabajan en las tareas de limpieza de los arenales afectados por el vertido de hidrocarburo, repartidas en ocho zonas de todos los municipios afectados.

Una orden de la Marina portuguesa

El Prestige se rompió después de recibir órdenes de la Marina portuguesa, indica la agencia France Press que cita el número de la revista alemana Stern que aparecerá publicado hoy y afirma que "los remolcadores holandeses recibieron la orden de cambiar de rumbo de forma abrupta por el navío de guerra portugués Joao Coutinho". Como consecuencia, según los capitanes de los remolcadores, el Prestige quedó en la perpendicular de la dirección de las olas, afirma la misma fuente.

Más información